Por Daniela Morano
19 junio, 2019

La decoración para las celebraciones tiene un alto costo para el medio ambiente.

Una tradición en las celebraciones es tener globos. Sean cumpleaños o graduaciones, este pedazo de plástico anima el ambiente y nos evoca recuerdos de buenos momentos, sin embargo no ocurre lo mismo con los animales. Cuando ellos los ven, no piensan en celebraciones, sino que ven potencial alimento en ese residuo.

Quienes especialmente se ven afectados por el plástico desechado son los pájaros, tortugas de mar, ballenas, delfines, incluso pingüinos. La basura que llega a sus hábitat o se la comen o termina enredada en sus cuerpos, evitando que se muevan y así eventualmente mueren.

Josie Jones es una voluntaria que se dedica a recoger basura en las playas de Australia, y el mes pasado se encontró con algo terrible.

Wikimedia Commons

Enredado entre medio de cuatro globos había un pingüino, que intentó escapar pero no pudo. De seguro lo intentó durante muchas horas, pero nadie alcanzó a llegar a su rescate antes de que fuese demasiado tarde.

Josie Jones

Jones compartió las imágenes con la organización local Earthcare St Kilda, quienes explicaron en su cuenta de Facebook que su muerte probablemente ocurrió porque “el plástico impidió que pudiese nadar, resultan en que pasara mucha hambre y se ahogara. Tanto al globo como la cinta son los culpables de su muerte. Estos globos eran de alguien, ¿valió la pena?”.

Aunque nada puede traer al pequeño devuelta de la muerte, su lamentable final puede ayudar a generar consciencia en las personas para que tengan más cuidado con sus decisiones. Elegir materiales que sean beneficiosos para el medio ambiente es muy importante.

Josie Jones

“Uno de los pasos más importantes para proteger a la vida silvestre es reducir el consumo de plástico”.

Puede interesarte