Por Antonio Rosselot
9 marzo, 2021

Desesperado, el pingüino había intentado subir a otro bote antes, pero había fallado en el intento; por fortuna, la segunda vez resultó y terminó su viaje acompañado y en tierra firme.

Un grupo de turistas, que estaba visitando los últimos confines del mundo en la Antártica, fue el testigo privilegiado de una intensa situación entre dos animales, uno en posición de ataque y el otro en la de supervivencia.

El blogger de viajes Matt Karsten estaba junto a su mujer en un bote surcando las aguas gélidas del extremo sur del planeta, cuando se toparon con una situación increíble e inquietante a la vez: increíble, porque había una orca tratando de engullir a un pingüino papúa para la hora de comer, pero inquietante porque el ave estaba tratando desesperadamente de salvarse.

YouTube / Expert Vagabond

Fue justo en el minuto de la grabación cuando el pingüino hizo un primer intento de subirse al bote inflable para ponerse a salvo. No resultó, pero sí la segunda vez, aterrizando en uno de los costados del bote.

“Fue muy loco verlo en persona, fue como ver un episodio de un programa de National Geographic en la misma locación. Imagino que el pingüino estaba muy aliviado de haber escapado”.

—Matt Karsten vía Expert Vagabond

YouTube / Expert Vagabond

Karsten además comentó que las orcas que querían cazar al pingüino siguieron el bote por un buen rato, hasta que se dieron cuenta de que no tenían chances de cenarlo y se alejaron.

En tanto, el ave se quedó en el bote confiando en la seguridad que le brindaron sus nuevos amigos humanos.

Así es como fuimos testigos de una de esas situaciones que sólo te puede entregar la naturaleza y sus miembros; así funcionan las cosas cuando nosotros no estamos atentos.

Puede interesarte