Por Luis Aranguren
21 octubre, 2020

Al ser una pareja masculina no pueden reproducirse. El año pasado se atrevieron a robar un huevo de otro pájaro solo para lograr ser papás, esta vez le tocó a las pingüinas.

Al parecer en el mundo de los animales no se discute mucho sobre la adopción, si bien los pingüinos parecen estar bastante abiertos con su sexualidad, también lo son con el deseo de ser padres. En Holanda se ha dado un caso bastante extraño y es que una pareja de pingüinos gays ha intentado ser padres por la fuerza.

Claramente ellos no poseen la habilidad de reproducirse y por eso han optado por la violencia, pues parece que no dejarán sus sentimientos de ser papás a un lado.

Facebook / zoológico Dierenpark Amersfoort

Estas aves habitantes del zoológico Dierenpark Amersfoort, en Holanda, han decidido robar el huevo a una pareja de pingüinas quienes también son homosexuales. Lamentablemente aunque lo conserven, probablemente no eclosione pues estas hembras al ser lesbianas, no han sido fecundadas.

Lo cierto es que estos pingüinos no se rinden, pues el año pasado el cuidador Sander Drost, informó que esta misma pareja de machos había robado un huevo de otra especie de ave.

 “La homosexualidad es bastante común en los pingüinos, pero lo que hace que esta pareja sea notable es que se han apoderado de un huevo ajeno”.

–Sander Drost dijo a RTV Utrecht

Cabe resaltar que el personal del zoológico no interviene en estas actividades “ilicitas” debido a que así es la naturaleza. Si bien son animales en cautiverio, tienen toda la intención de que se sienten como en casa y eso incluye ser como naturalmente son estas especies.

Además las hembras tenían dos huevos, por lo que no ha generado una reacción de pérdida, pues cada uno está empollando un huevo.

El problema está en que escogieron el nido equivocado y probablemente este año tampoco sean papás. Así que seguramente en la próxima época de reproducción también roben un huevo, tal vez de una pareja heterosexual.

Facebook / zoológico Dierenpark Amersfoort

Nunca me imaginé que la vida amorosa de los pingüinos fuese tan complicada, muchos pensaríamos que es cuestión de reproducción y ya, pero ellos se apegan a sus parejas.

Es un sentimiento muy parecido al nuestro pero al leer esto, casi podría asegurar que su forma de amar es más intensa y salvaje. Esto último por la disposición de robar la cría de otros, solo por satisfacer el deseo de formar una familia.

Facebook / zoológico Dierenpark Amersfoort

Esperemos que encuentren un método menos violento para formar una familia, se han esforzado pero es malo quitar lo que pertenece a otros.

Puede interesarte