Por Monserrat Fuentes
29 octubre, 2018

Posaron como todos unos profesionales.

Una curiosa pareja de pingüinos emperador dio por accidente con la cámara de un fotógrafo de vida salvaje y no perdió la oportunidad de posar. El excursionista Eddie Gault dejó la cámara encendida a propósito para poder capturar a los pingüinos emperador de la zona Auster Rookery, cerca de la estación de investigación Mawson de Australia en la Antártida.

En imágenes difundidas por “Australian Antartic Program” se puede apreciar el momento en que una de estas aves choca accidentalmente con la cámara y mira atónito su reflejo, pocos segundos después se le une otro ejemplar y ambos posan directamente al lente.

Australian Antartic Program / Eddie Gault

Sin querer fueron los protagonistas de unas divertidas fotografías al puro estilo “millenial”. De hecho, la División Antártica Australiana escribió en un post en Facebook, “las aves naturalmente curiosas no tardaron mucho en aprovechar la oportunidad para una selfie”.

Australian Antartic Program / Eddie Gault

Los pingüinos emperador son la especie más grande entre todos los pingüinos y se diferencia de los demás (no solo por su tamaño) por tener el plumaje en tono amarillo anaranjado en el área del cuello, habita exclusivamente en los hielos de Antártida, siendo capaz de soportar el clima más hostil, según Oceanwide Expeditions.

Eddie Gault junto a un grupo de australianos es parte de un programa que trabaja para promover los intereses científicos, ambientales y económicos de Australia en la región, por supuesto, que busca proteger a la población de pingüinos.

Australian Antartic Program / Eddie Gault

Mira aquí la divertida filmación.

Puede interesarte