Por Antonio Rosselot
21 abril, 2020

Estos ejemplares de pingüino africano, especie en peligro de extinción, aprovecharon para darse una vuelta por las calles de Ciudad del Cabo mientras todos estaban guardados. ¡Se parecen a “Los Tres Chiflados”!

Los encargados de la Fundación Sudafricana para la Conservación de Aves Costeras (SANCCOB en sus siglas en inglés) ha tenido bastante trabajo en los últimos días, principalmente en las costas de Ciudad del Cabo, al suroeste del país. Y todo debido a un grupo de sus traviesos pingüinos, que aprovecharon el aislamiento para salir a dar un paseo en las calles de Simon’s Town, a las afueras de la ciudad.

SANCCOB

La fundación liberó el viernes pasado un video de los pingüinos de raza africana caminando por las tranquilas veredas del lugar, en pleno silencio y sin ninguna amenaza externa que pueda hacerlos escapar asustados. En el registro, grabado por Mikaela Slier, una de las cuidadoras de la fundación, los pingüinos cruzan intersecciones y saltan en el pavimento mientras avanzan con su divertida caminata de lado a lado.

Y claro, no es normal que tengan tanto espacio para moverse libremente, ya que generalmente no se acercan tanto a lugares poblados. De acuerdo a Ronnis Daniels de SANCCOB, los pingüinos se ponen muy ansiosos cuando los humanos se les acercan mucho, y ahora que hay muchos menos vehículos y personas dando vueltas, están disfrutando recuperar algo de su territorio.

Los trabajadores de SANCCOB están poniendo su máximo esfuerzo para mantener el control en la colonia de pingüinos africanos ubicada en Simon’s Town, ya que esta especie está fuertemente amenazada: las estadísticas dicen que desde que comenzó el siglo XX, la población total de esta especie en el mundo fue exterminada en un 99%. A su vez, los científicos predicen que podría estar funcionalmente extinta —es decir, menos de 50 pares de pingüinos en una colonia— en 2035, para lo cual no queda demasiado tiempo.

Sin embargo, actualmente los pingüinos están en su etapa de reproducción y han aparecido bastantes huevos en el santuario de SANCCOB: tienen alrededor de 300 huevos en desarrollo de los cuales la mayoría ya está naciendo, además de estar cuidando personalmente de 120 polluelos.

AFP

Hay que cuidar la especie, pero está bien que los pingüinos puedan estirar las patas si están siendo vigilados y monitoreados constantemente. Si bien no es lo mismo que la libertad absoluta, ¡se lo merecen de todos modos!

Puede interesarte