Por Daniela Morano
6 noviembre, 2018

Pacino fue utilizado como perro de peleas gran parte de su vida y luego fue abandonado. 5 años más tarde, vive su mejor época junto a su nueva dueña.

Muchos perros abandonados o que nacen en la calle son sacrificados cuando nadie quiere adoptarlos o están demasiado enfermos como para vivir una vida en paz. Pacino fue hallado solo, en una habitación dentro de una casa abandonada en Camden, Nueva Jersey, el año 2013. Oficiales de control animal lo tomaron y llevaron de urgencias a un veterinario para saber cuál era su condición.

Pacino no se veía nada bien, no pensaban que sobreviviría mucho tiempo. Estaba en “muy mal estado y era demasiado agresivo”, dijeron los oficiales que lo encontraron. Sin embargo Brittany Elder, técnico veterinaria que estaba ahí ese día, sintió una especial conexión con Pacino.

“Cuando entró a la sala, lo tenían en una enorme jaula. La abrí y se escondía, no quería salir, pero podía ver que estaba cubierto de sangre y lleno de heridas. Lo sacaron a la fuerza y cayó sobre mi regazo porque no podía pararse. Temblaba y estaba muy asustado. Su cuerpo estaba helado, delgado y muy sucio“, le contó a The Dodo.

Brittany Elder
Brittany Elder

Se sentó en el piso junto a Pacino y lo sostuvo para intentar tranquilizarlo. Era evidente que éste había sido maltratado, y Elder quería demostrarle que alguien podía cuidarlo y amarlo.

Mientras, oficiales y otros técnicos veterinarios hablaban sobre el perro abandonado, sugiriendo que sacrificarlo sería lo ideal. Sus heridas eran demasiado graves y difíciles de curar. Pero Elder no estaba dispuesta a que eso ocurriera.

Brittany Elder
Brittany Elder

Hubo un momento en que, aunque se veía adolorido, me miró y me lamió el rostro. En ese momento supe que ese perro no era ‘demasiado agresivo’ y que tenía que hacer algo para salvarlo. Decidí tomar responsabilidad y pagar los gastos médicos, lo cuidé y mejoró, luego vería el tema de la adopción. Sólo tenía que actuar rápido”.

A Pacino le limpiaron sus heridas y lo cuidaron. Aunque no podían suturarlo porque estaban demasiado sucias, debieron internarlo para limpiar su cuerpo y evitar posibles infecciones. Tras su cirugía, Elder y su novio comenzaron a hacer los arreglos necesarios en su casa para que Pacino llegara.

Brittany Elder
Brittany Elder

Tenía tanto miedo porque no sabían cómo reaccionaría, pero a penas llegó se dieron cuenta de que no había nada de qué preocuparse. Poco a poco él mismo se dio cuenta de que no había nada que temer junto a su nueva familia, e incluso les permitía limpiar sus heridas y darle sus medicamentos.

Brittany Elder

“Confía en nosotros y nos dejaba hacer lo que fuese para ayudarlo. Tuvimos que enseñarle TODO. Dónde orinar, comer, caminar con correa, jugar, básicamente mostrarle como ser un perro normal”, explica Elder respecto a la nueva vida de Pacino, la cual difiere enormemente de su pasado.

Brittany Elder

Claro está que Pacino estaba destinado a quedarse con Elder y su novio, por lo que decidieron adoptarlo definitivamente. Hace 5 años que viven juntos y cada día es mejor para este pit bull. Si bien aún no se siente del todo cómodo con otros perros, ama a los niños y adultos humanos que conoce y adora jugar en el jardín con sus distintos juguetes.

Puede interesarte