Por Antonio Rosselot
7 agosto, 2019

La policía de investigaciones tiene un cuerpo de labradores y pastores belga criados por ellos mismos, los que están «libres de enfermedades hereditarias» e inscritos debidamente, no como los perritos callejeros.

No es sorpresa para nadie que los perros son grandes aliados de los cuerpos de policía e inteligencia a nivel mundial. Los escuadrones caninos son entrenados especialmente para encontrar aquellas cosas que los seres humanos no pueden, usando su olfato, disciplina y la capacidad que tienen para entrar en lugares o sectores más recónditos.

Es por eso que los diputados chilenos José Miguel Castro y Gonzalo Fuenzalida —ambos del partido Renovación Nacional— plantearon a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) si era posible incluir a perros callejeros dentro de su brigada canina, que se encarga de la detección de drogas y explosivos.

Agencia Uno

Sin embargo, la respuesta de la PDI fue bastante distinta a lo esperado. Desde el organismo explicaron que hace unos años están desarrollando un sistema de crianza propia a partir de ejemplares de labrador y pastor belga, todos inscritos debidamente.

Soy Chile

Antes del comienzo de este programa, la PDI recibió perros regalados por particulares, sin importar su raza. Pero para ellos, el problema surgió cuando quisieron reproducirlos.

«[Los perros] fueron presentando, en un período de tiempo variable, problemas asociados a enfermedades hereditarias como displasia de cadera y atrofia progresiva de retina, entre otras, lo que generó la pérdida de todos los recursos destinados a su crianza, adiestramiento y mantención».

Respuesta de la PDI en Cámara de Diputados de Chile

TW: @PDIChile

Por eso mismo, el programa actual de la PDI tiene a perros que están certificados y, según ellos, libres de enfermedades hereditarias, cosa de poder seleccionar a los reproductores y obtener cachorros menos propensos a tener condiciones que les impidan hacer el trabajo normal de un perro policial. A su vez, también hay una explicación basada en los datos.

«El adiestramiento de cachorros, desde el momento de nacimiento hasta que se gradúan como canes de trabajo policial, registra un porcentaje de éxito del 96%, versus el 30% presentado al instruir y trabajar con cachorros o perros externos. [La adopción de perros callejeros] no es viable a nivel institucional, dado los riesgos inherentes que implican».

Respuesta de la PDI en Cámara de Diputados de Chile

En lo personal, si bien las explicaciones pueden sonar bastante razonables, también creo que hay que considerar que la decisión de la PDI hace una generalización importante a partir de casos aislados. 

CNN Chile

¡No todos los perros callejeros vienen con enfermedades! Con un poco de cuidado, cariño y disciplina, un perrito de la calle puede ser igual de brillante que un pastor belga o un labrador.

Puede interesarte