Por Lucas Rodríguez
26 marzo, 2021

“El oficial me dijo que era valiente y que era la primera vez que veía esas cosas, ya que tiene miedo de los perros”, Nazirah creyó que la autoridad se acercaba para causarle problemas. Cuando le explicó que apoyaba su misión y solo quería brindarle seguridad, la mujer le agradeció.

Una de las situaciones más complejas, absurdas incluso, que pueden darse en la sociedad moderna, es cuando una persona es molestada por los autoridades, quizás detenida, por intentar llevar a cabo una obra de caridad. En algunos países, como las ciudades grandes de Estados Unidos, incluso puede ser un crimen dar ayuda a quienes más lo necesitan, si no se tiene el permiso apropiado para hacerlo. 

Facebook: Pinkkitty Tuminah Tukiman Nazirah

Eso fue lo que temió Nazirah, una mujer que vive en Kuala Lumpur, la capital de Malasia, una noche que salió a dar algo de caridad a quienes ella considera, no reciben el apoyo y la ayuda que se merecen.

Facebook: Pinkkitty Tuminah Tukiman Nazirah

La acción que Nazirah intentaba llevar a cabo por las calles de su ciudad, era llevar un poco de alimento a los perros callejeros. Dado que lo estaba haciendo de noche, una autoridad poco benévola podría haber encontrado que el comportamiento de la mujer era algo sospechoso, justificación suficiente para detenerla o quizás incluso, llevarla con ella. 

Facebook: Pinkkitty Tuminah Tukiman Nazirah

Pero cuando un auto de policías se acercó justo en el momento en que ella llenaba los platos de los cachorros callejeros, se llevó una gran sorpresa: la autoridad no se acercaba para detenerla, sino que para ofrecerle su protección. No solo eso, sino que también alabó la acción que estaba llevando a cabo la mujer por los animalitos de su barrio: 

“El oficial me dijo que era valiente y que era la primera vez que veía esas cosas, ya que tiene miedo de los perros”

–Nazirah por su Facebook

Facebook: Pinkkitty Tuminah Tukiman Nazirah

Nazirah registró el momento usando su teléfono inteligente. No solo los perritos se ven esperanzados de ver que otra persona se les acerca para ayudarlos un poco, sino que la misma autoridad parece cambiar su parecer frente a los cachorros. Siguiendo el testimonio de Nazirah, el oficial desconfiaba de los perros. 

Facebook: Pinkkitty Tuminah Tukiman Nazirah

Al ver que una persona muchísimo más débil y menos preparada para la acción que él, se ganaba las simpatías de los cachorros sin tener que recurrir a ninguna clase de violencia, fue una revelación para él. Quizás fue esto lo que le inspiró a ofrecerle su valiosa protección y ayuda.

Una noche que de seguro que Nazirah llegó a contarle a toda su familia. Es muy probable que la próxima vez que salga a hacer esta tarea, se vuelva a encontrar con el policía. Es una historia que estamos seguros solo comienza. 

 

Puede interesarte