Por Camilo Morales
4 agosto, 2022

“Aquí ella es libre, tiene mucho espacio para caminar y se queda con quien quiere. Durante la noche, incluso sigue a la policía y empieza a ladrar cuando escucha algún ruido, parece estar entrenando para ser policía militar”, dijeron los uniformados.

No todos los perritos callejeros tienen la suerte de encontrarse con personas que se dedican a diario a rescatar animales que han sido abandonados. Y es que ser acogidos puede ser la salida a una vida dura y difícil.

Esa suerte fue la que corrió María Divina, una perrita que fue rescatada y adoptada por la policía militar de Itapuranga, en Brasil.

Policía Militar de Itapuranga

Según información de Globo, María estuvo deambulando durante mucho tiempo por las calles y tenía un pésimo estado de salud. Eso fue advertido por los militares que de inmediato la recibieron cuando se asomó por el cuartel.

Uno de los uniformados, el cabo Vinícius França, explicó que la “doguita” se ganó el corazón de todo el batallón y la tratan como si fuera una más del equipo.

Policía Militar de Itapuranga

Es nuestra mascota. Llegó aquí y se quedó, el personal comenzó a tratarla bien y llamé a otros policías para que le dieran un uniforme. Una tienda de mascotas brindó los cuidados y hasta el collar con el nombre“, explicó.

María fue vestida con un uniforme oficial y hasta tuvo un día completo de cuidados en una tienda de mascotas, ya que cuando llegó estaba desnutrida y anémica.

Policía Militar de Itapuranga

Los militares dicen que acompaña a la policía militar en sus labores administrativas y que es muy dócil. De hecho, hasta le crearon su propio perfil en Instagram en donde se ha hecho muy conocida por sus actividades cotidianas.

Ahora puede caminar tranquilamente por las instalaciones del batallón como la mascota oficial. Además, cada uno de los uniformados se dedica a entregarle cariño y alimentarla de buena forma, para que así esté saludable.

Policía Militar de Itapuranga

Aquí ella es libre, tiene mucho espacio para caminar y se queda con quien quiere. Durante la noche, incluso sigue a la policía y empieza a ladrar cuando escucha algún ruido, parece estar entrenando para ser policía militar“, cerró el cabo.

Puede interesarte