Por Lucas Rodríguez
17 marzo, 2021

Los cinco bebés habían sido abandonados, quizás lanzados desde un vehículo en movimiento. Ahora están en las caritativas manos de los carabinieri italianos.

Para muchas personas en los sectores menos afluentes del mundo, cuidar de mascotas puede ser una tarea para la que simplemente, no les alcanzan los recursos. Esto es una realidad innegable, pero que tampoco justifica tomar medidas violentas o peligrosas para deshacerse de esos animales que están amenazando el frágil balance de la economía doméstica. En todos lugares existen refugios, o incluso, personas que están buscando adoptar una nueva mascota. 

Llegar a una solución como abandonar una camada de perritos al borde de un camino, nunca se va a justificar.

@rifugiosanitario.modica

Pero esto fue con lo que se encontraron dos policías de Modica, Sicilia, la isla famosa isla que pertenece administrativamente a Italia. Los dos carabinieri se encontraban dando sus rondas normales por las calles, cuando uno de ellos gritó al otro que se detuviera: había visto algo inusual al costado del camino: 

“No dudaron ni un momento en recogerlos y llevarlos a un lugar seguro en el cuartel donde los perros recibieron primeros auxilios y primeros tratamientos. El gesto de estos dos carabinieri fue particularmente apreciado no solo por el personal del Refugio Sanitario, que ahora se ocupa de los pequeños supervivientes, sino por toda la población de Modica, por haber mostrado una especial sensibilidad hacia el más débil”.

Il Rifugio di Giulia, canile comunale Modica, por Facebook–

@rifugiosanitario.modica

Los cachorros eran tan pequeños que ni siquiera habían abierto aun sus ojos. Esto los ponía en una situación de vulnerabilidad extrema.

Los carabinieri los encontraron justo a tiempo. Cachorros de tan corta edad necesitan del cuidado de su madre en todo momento. Puede que no sean lo que la naturaleza quiso para ellos, pero el cuidado que les están dedicando sus rescatistas fue por lo menos un intento por suplir a la madre perdida. 

Los cachorritos fueron entregador al refugio Il Rifugio di Giulia, canile comunale Modica, donde recibirán comida, agua y todos los cuidados necesarios para desarrollarse y llegar a ser perritos fuertes y saludables. Los carabinieri prometieron visitarlos con frecuencia, cosa de ir viendo cómo crecen. 

@rifugiosanitario.modica

No queremos hacer ninguna suposición, pero si nos enteráramos que uno o ambos de ellos terminaron por adoptar a uno o más de los cachorros, no nos parecería raro. Juzgando por la manera en la que los sostenían y daban papa, nos demuestra que en ese mismo momento se estaba creando un vínculo muy duradero. 

 

 

Puede interesarte