Por Antonio Rosselot
29 septiembre, 2020

Este tipo de proezas no son ajenas para el pequeño Rudy, que en 2018 logró alertar a su dueño sobre un hombre infartado en un parque. Esa vez, se ganó el premio local a la “fidelidad canina”, y ahora se lo merece en una segunda ocasión.

Rudy podría ser como cualquier poodle de su tipo en aspecto, pero a sus cuatro años, este can oriundo de Italia se puede decir que ya ha salvado dos vidas humanas.

Riccardo Berti, su dueño, puede dar fe de aquello. Hace dos años, en medio de un paseo por la ciudad de Prato, el pequeño Rudy comenzó a tirar de la correa más fuerte que de costumbre.

vía La Stampa

Su dueño lo siguió hacia un punto específico de un parque y se llevó una gran sorpresa al ver que un hombre yacía inconsciente en el suelo. Rudy lo había olfateado y con su llegada le salvó la vida, ya que Riccardo alcanzó a llamar a la ambulancia y lo trataron a tiempo. Aquella intervención le valió un reconocimiento al perrito: el “Premio a la fidelidad canina” de la localidad de Camogli. 

Pero esa no fue la única proeza que hizo este pequeñín, adoptado en 2017 desde una protectora en la mencionada Prato. Hace sólo unas semanas, Rudy alertó a Riccardo sobre un incendio en su cocina: luego de un paseo en bicicleta el hombre se puso a cocinar un plato de carne y verduras, y el cansancio lo hizo quedarse dormido en el sofá mientras el fuego seguía prendido.

vía La Stampa

Ahí fue cuando Rudy entró en juego, saltando fuertemente sobre el estómago de Riccardo y despertándolo de su modorra. La olla estaba ardiendo, dejando un desagradable olor a plástico y una humareda que se extendió por toda la casa. Una vez más, salvó a alguien de un gran, gran problema.

El pequeño tuvo una vida dura antes de ser adoptado por su dueño y alcanzar su estatus de héroe. Ahora mismo, sólo está devolviendo el amor que recibió al tener su segunda oportunidad en la vida.

Puede interesarte