Por Catalina Maldonado
29 octubre, 2020

Catalogada como especie en peligro de extinción por el tráfico de sus huevos y la pesca ilegal, este año han tenido la oportunidad de reproducirse sin amenazas llegando a más de dos mil ejemplares.

A pesar de que el 2020 ha traído más aspectos negativos que positivos para todos, los que más han disfrutado la ausencia humana sin duda han sido los animales pues, al dejar de sentirse amenazados, han comenzado a salir, reproducirse y crecer.

Entre esas especies, hoy celebramos el gran aumento de población de tortugas mexicanas en las playas de Sonora que, a falta de turistas por la pandemia de COVID-19, lograron subsistir en su hábitat natural.

EFE

Esta playa al noroccidental estado mexicano, es el hogar de cientos de tortugas de la especie Lepidochelys olivacea y justamente este año fue e las primeras en estar cerrada producto de la pandemia, por lo que la llegada de visitantes se limitó a casi nulo.

Con un ambiente propicio para su reproducción y supervivencia, pasaron a ser de 500 tortugas al año a, este 2020, lograr un total de 2 mil 289 tortugas en la playa Mancha blanca del Desemboque.

Ascom

“En mi comunidad y en los dos pueblos no había existido algo así, con esta cosa majestuosa para mí”, comenta este miércoles a Efe Mayra Estrella Astorga, coordinadora del Tortuguero de la comunidad indígena comcaac (Seri).

Además Astorga es firme en decir que fue gracias a la pandemia: “Por una parte sí nos nos benefició, porque fue un beneficio para nosotros ver más tortugas porque en ese tiempo no dejaron entrar a los barcos y los que trabajan en pesca ribereña tampoco”.

Lo más importante con el gran nacimiento de nuevas tortugas es que son una esperanza para la especie, pues desde el estado mexicano las han incluido en el listado de peligro de extinción hace ya varios años. 

EFE

Los principales riesgos que amenazan esta especie, que se encuentra actualmente en veda por el peligro de extinción, son el tráfico de sus huevos y la pesca ilegal y accidental. 

Los huevos de las tortugas son sustraídos ilegalmente porque se les considera un manjar afrodisíaco y la pesca accidental e ilegal se ha convertido en un problema de seguridad en la costa del estado mexicano.

Aunque la baja en la actividad humana como el turismo y la pesca son malas noticias para los humanos, esto ha sido una de las principales causas que propiciaron un excelente año para la reproducción de esta especie en peligro de extinción.

¡Las tortugas mexicanas aman el 2020!

Puede interesarte