Por Yael Mandler
2 octubre, 2015

¿Qué sería de nosotros sin ellas?

La primera vez que escuché sobre la importancia de las abejas para mantener la vida sobre la Tierra, fue gracias a una película muy mala: El fin de los tiempos (The happening) es la historia de lo que pasaría si la naturaleza se desordenara y se volviera contra el hombre. Todo comienza con Mark Wahlberg como profesor de ciencias, cita a Alberta Einstein y le explica a sus alumnos lo que considero la parte más interesante de la película: «si las abejas desaparecen de la faz de la Tierra, el hombre sólo podría vivir cuatro años más«.

Después de esa mítica frase que te hace pensar que esta será una historia espectacular, la inspiración se pierde a lo largo de la película…pero lo importante es que esta frase fue realmente dicha por Einstein, quien agrega que «sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres”. He ahí la necesidad de mantenerlas y he ahí la reciente preocupación del mundo de la ciencia en Estados Unidos.

Captura-de-pantalla-2015-10-01-a-las-14.26.55

Fuente 

De acuerdo al monitoreo de las últimas décadas, el abejorro (Bombus affinis), común en la costa Este y el medio Oeste de Estados Unidos ha tenido un porcentaje de desaparición de 87% respecto de su rango histórico. En respuesta a esta rápida baja, la Sociedad para la Conservación de Invertebrados Xerces pidió al Servicio de Pesca y Vida Silvestre que se agregue a este insecto dentro de las especies en peligro de extinción.

I love dahlias. These many colours and forms enchant me.

A photo posted by Michaela|Germany|Bremen (@lassiebellt71) on

Después de una ardua pelea por ser escuchados, el servicio respondió que estaban de acuerdo con que la especie puede necesitar protección. Con esto se dio inicio a una revisión de 12 meses para determinar si  se justificaría la medida. 

Esta sería la primera especie de abejas que estaría en la lista, sin embargo, la preocupación aumenta también respecto de otras como las abejas de miel, que polinizan un tercio del suministro de comida. 

Como sus compañeras de labores, la disminución del abejorro (Bombus affinis) podría deberse a una mezcla de factores, como pesticidas, cambio climático, parásitos y enfermedades. Pero una de las razones más potentes podrías ser la transmisión de enfermedades de parte de los abejorros manejados comercialmente para polinizar en las granjas. «Las investigaciones realizadas muestran que en muchos casos los abejorros adiestrados están llenos de patógenos que son dañinos para los abejorros salvajes», comentó Sarina Jepsen, directora del programa de especies en peligro de extinción de Xerces.

Aunque aún no se declare especie en peligro, ya se ha ganado al menos una pequeña batalla a favor de estos necesarios insectos. 

Puede interesarte