Por Cristofer García
12 febrero, 2021

Kika, esta osa frontina de 7 años, está en la espera de dos oseznos, que nacerán en abril. En marzo celebrarán un baby shower para recolectar alimentos y medicamentos.

Buenas noticias para la naturaleza. Una ejemplar de osa frontina, especie que se encuentra en peligro de extinción, dará a luz próximamente a sus crías, garantizando así la reproducción e incrementado de su población amenazada.

Se trata de Kika, osa que reside en el estado andino de Mérida, al occidente de Venezuela, la cual se espera traiga a sus dos osezno al mundo el próximo mes de abril, luego de pasar 5 meses de embarazo.

Zoológico Chorros de Mill

Para celebrar este hito, las autoridades del Zoológico Chorros de Mill, donde vive, organizará un baby shower con el objetivo de recaudar comida, medicamentos y demás insumos para atender a los animales que hacen vida en este recinto.

Según informó Luis Millán, presidente de la Corporación Merideña de Turismo, en conversación con El Diario, la actividad será celebrada el próximo 14 de marzo.

Zoológico Chorros de Mill
Zoológico Chorros de Mill

El embarazo de Kika forma parte del Programa Ambiental de Conservación Ecológica, que tiene el objetivo preservar la existencia de especies amenazadas como es el oso frontino.

Afortunadamente, el 17 de octubre de 2020, confirmaron que la osa de 7 años de edad estaba esperando a sus crías y comenzó la preparación par atraerlos a la vida. Será el primer animal del zoológico al cual le harán un baby shower, el cual esperan trasmitir por redes sociales para que las personas participen.

Zoológico Chorros de Mill
Zoológico Chorros de Mill

Esta recaudación de comida y medicinas surge debido a la crisis humanitaria que atraviesa este país suramericano, razón por la cual los animales también se ven afectados. Es por eso que este zoológico tuvo la idea de crear un programa para que otros animales sean apadrinados por empresas privadas o personas particulares, para garantizar su manutención.

Un ejemplo de esta iniciativa es el caso de Felipa, una mona de este recinto que recientemente fue apadrinada por un vecino, el cual le envía alimentos y se preocupa por su bienestar.

Puede interesarte