Por Macarena Faunes
13 septiembre, 2019

Los reclusos de la Unidad Penal N°4 ponen al servicio de los animales sus conocimientos de carpintería.

Todos podemos cometer un error y caer en la cárcel. Es importante aprender de estas experiencias y no volverlas a cometer. Utiliza el tiempo que estés privado de libertad en algo productivo para ayudar a los animales más necesitados. Aquellos que no tienen dueño deben soportar el crudo frío en invierno y el sofocante calor en verano. Ellos te lo agradecerán.

Un grupo de presos construyeron y donaron 10 casas para perros callejeros en la localidad de Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina. Los protegerán de las condiciones climáticas y les darán una mejor calidad de vida.

La Nueva

La iniciativa cuenta con el apoyo de los internos de la Unidad Penal N°4. Ponen al servicio de la comunidad las diferentes capacitaciones laborales que aprenden en su estadía.

La Nueva

En el recinto conviven 6o perros en un refugio, los que esperan ser adoptados algún día. Rocío Nazardin, encargada del sitio, comentó a La Nueva lo agradecida que está con los voluntarios por esta bondadosa acción hacia los animales.

La Nueva

“Tengo un profundo agradecimiento a la unidad y a todos los que trabajaron para realizar las casitas para nuestros ‘Josecitos’. Realmente, toda ayuda es necesaria y bienvenida para quienes trabajamos a pulmón. Nos cuesta mucho esfuerzo y dinero el poder devolver, a cada perro, su calidad de vida”.

-Rocío Nazardin a La Nueva-

La Nueva

Al albergue llegan perritos en muy mal estado. Los funcionarios los cura, alimentan y vacunan hasta que encuentren un hogar.

Pixabay.

Otras 16 personas trabajan con Rocío. Aún así, ella asegura que la demanda es mucha y que las manos no da abasto para tanto animal. Necesitan ayuda.

Pixabay.

Luis Velasco, director de la cárcel, destacó en el medio de comunicación la importancia de que los reclusos colaboren con la sociedad para volver a trabajar en ella.

Pixabay.

“En consonancia con el objetivo de la Jefatura del SPB y el ministerio de Justicia, consideramos fundamental el trabajo de los privados de libertad en el área de talleres para que, al salir, puedan reinsertarse en el mercado laboral”.

-Luis Velasco, director de la cárcel a La Nueva-

Pixabay.

Las casas son de madera. Los pallets fueron donados por la empresa Dow Argentina, a quienes agradecemos el apoyo en esta noble labor.

Pixabay.

Los animales callejeros son los que más sufren. Debemos protegerlos de las penurias de la pobrezas a como de lugar. Ojalá que este iniciativa se replique en todas las cárceles de los cinco continentes. Felicitamos a estos reclusos.

Puede interesarte