Por Constanza Suárez
17 noviembre, 2020

Después de que asesinaran a una hembra y su cría de esta especie, en Kenia tomaron medidas para que el macho que queda no desaparezca.

En marzo de este año, una jirafa blanca hembra y su cría fueron asesinadas por cazadores. La caza marcaba un hito terrible: ahora solo queda un solo ejemplar de esta especie en el mundo. Y en Kenia se propusieron cuidarlo y protegerlo a toda costa.

Actualmente, la única jirafa blanca, que es macho, cuenta con un dispositivo de rastreo GPS para protegerla de cualquier ataque. Conectado a uno de los cuernos de la jirafa, alertará a los guardabosques de su ubicación.

AP

Los cuerpos de la única jirafa blanca hembra de Kenia y su cría fueron encontrados en pésimas condiciones después de ser asesinados por cazadores en Garissa, en el este de Kenia, en marzo, indicó Ishaqbini Hirola Community Conservancy en un comunicado.

“Su muerte es un golpe a las tremendas medidas tomadas por la comunidad para conservar especies raras y únicas, y un llamado de atención continuar con el apoyo continuo a los esfuerzos de conservación”, dijo Mohammed Ahmednoor, administrador del santuario, según Daily Mail

AP

“Esta es una pérdida a largo plazo dado que los estudios e investigaciones genéticas, que fueron significativas en el área, ahora se han esfumado. Además de esto, la jirafa blanca fue un gran impulso para el turismo en la zona”, agregó. 

La jirafa blanca hembra despertó un gran interés en 2017 cuando fue vista por primera vez en la reserva y nuevamente cuando dio a luz a dos crías, la última en agosto del año pasado.

AFP

El peculiar color que ostenta esta especie no se trata de albinismo, sino que de una afección conocida como leucismo, esto significa que continúan produciendo pigmentos oscuros en sus tejidos blandos.

AFP

Giraffe Conservation Foundation ha dicho que el número total de jirafas en África se ha reducido en un 30 por ciento desde la década de 1980 y hasta un 95 por ciento en algunas áreas. 

Puede interesarte