Por Constanza Suárez
4 noviembre, 2019

Las mascotas necesitan que sus dueños los protejan de este tipo de espectáculos. Sus efectos podrían ser mortales.

Molly, una pequeña terrier, tenía sólo 18 semanas cuando los fuegos artificiales y los fuertes ruidos en Wombwell, Inglaterra, le causaron un susto tan grande que le provocó la muerte. Una prematura y muy trágica.

Susan Paterson compartió la triste noticia en un grupo público de Facebook llamado Wombwell Wise, e instó a la gente a «pensar en los animales». También pidió que firmaran una petición, la cual busca una revisión completa de las leyes sobre fuegos artificiales para proteger a los animales de lesiones y sufrir angustia.

Julie Doorne, quien comenzó la petición, escribió: “No solo sufren psicológicamente, sino también físicamente, ya que muchos intentan huir o esconderse.

Susan Paterson/Facebook

Con niveles de ruido extremos y personas que pueden soltar fuegos artificiales en cualquier época del año, es difícil para quienes cuidan de los animales poder implementar medidas para proteger a sus animales”. 

Actualmente la petición que busca también generar conciencia en torno al cuidado de animales, ya cuenta con casi 500 mil firmas. 

Según la activista, perros, gatos, otras mascotas, el ganado y animales de la vida silvestre se ven afectados, y que la organización Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals ha informado casos de caballos que sufrieron daños al estrellarse contra puertas y cercas porque “no entienden qué está causando el ruido y destellos brillantes”. 

Susan Paterson/Facebook

De hecho en su sitio web, la organización da consejos y sugerencias sobre cómo mantener a sus mascotas seguras y tranquilas durante los fuegos artificiales, como pasear con ellos durante el día -donde es menos probable que se activen los fuegos artificiales-, cerrar ventanas y cortinas, poner música o el televisor, entre otros.

Para los gatos, la RSPCA recomienda microchip en caso de que se sobresalten y escapen, o simplemente asegurándose de que su gato esté dentro del hogar durante los fuegos artificiales.

Pixabay

Los animales más pequeños deben tener sus jaulas parcialmente cubiertas con mantas para amortiguar el sonido y proporcionarles ropa de cama en la que puedan enterrarse.

En aras de salvar vidas de animales, como la de la pobre Molly, todos debemos ser más conscientes de los efectos de los fuegos artificiales en los animales. Solo una vez que comprendamos podremos proteger a los animales de una muerte innecesaria.

 

 

 

 

Puede interesarte