Por Josefa Velasco
30 marzo, 2020

‘Todo’ se vuelve ‘nada’ cuando no tenemos con quién compartirlo. Las enseñanzas que nos ha dejado el aislamiento.

Estas últimas semanas no han sido fáciles. Si bien el miedo y la desconfianza se apoderaron de la sociedad, lo más difícil ha sido aislarnos del mundo exterior. No ver a nuestros amigos, familiares, novios, ha sido sin duda la prueba más ardua de toda esta fatídica experiencia.

Este contagioso virus ha echo que cambiemos nuestra forma de ver la vida y cómo nos enfrentamos a ella. Nuestras costumbres han tenido que cambiar y hemos tenido que dar paso a un distanciamiento social al que no estábamos acostumbrados. Adiós a los saludos de beso o a los apretones de mano, hoy debemos saludarnos a más de un metro de distancia, sin tocarnos, sin siquiera rozarnos. Lo que antes era habitual hoy se ha vuelto un arma posiblemente letal.

Susanta Nanda

Hace unos días el Primer Ministro de India Susanta Nanda, publicó a través de Twitter, un video de un pulpo refugiándose en el caparazón de una almeja “La seguridad no es cara, no tiene precio”, escribió Nanda y luego explicó que la criatura es un pulpo de coco y se aísla cada vez que se siente amenazada. “Es hora de aislarse así, para evitar la propagación de la pandemia de coronavirus. Preparémonos y prevengamos para que no tengamos que reparar y arrepentirnos más tarde”. Manifestó la autoridad en redes sociales.

Desde que se compartió el video ha tenido más de 12.200 reproducciones, miles de reacciones y comentarios en forma de apoyo al Primer Ministro, por sus dichos en cuanto al aislamiento. Los usuarios de Twitter manifestaron fuerte y claro que el distanciamiento es la única manera de romper la cadena de este brote de coronavirus.

“Este virus se ha propagado muy rápido por todo el mundo. Se propaga como un incendio forestal. Al observar la experiencia de estos países y lo que dicen los expertos, la única forma exitosa de abordar la propagación del virus es el distanciamiento social ” 

–Dijo Susanta Nanda, luego de comunicar el cierre de sus frontera por 21 días

Susanta Nanda

Esta experiencia sin duda nos ha marcado por miles de razones, pero las enseñanzas que nos ha dejado han sido enriquecedoras, ya que no solamente nos ha enseñado el alivio que ha sentido el planeta al no tenernos tan presentes, si no que también, nos ha echo aprender que nada de lo que tenemos en la vida, ni la casa, ni el trabajo, ni las penas, ni las alegrías  y ni siquiera el tiempo, merece la pena si no podemos compartirlo.

Susanta Nanda

Ojalá que cuando termine esto, podamos aprender de los verdaderos tesoros de la vida y a apreciar lo que tenemos y a quienes queremos. Espero que esta pandemia nos haya enseñado el valor del amor, el respeto y de la libertad. Y para cuando podamos volver a caminar, caminemos más lento, más cercanos, más humildes, pero sobre todo más humanos.

Puede interesarte