Los transgénicos parecen no estar en la agenda del gobierno ruso.

Este pasado jueves el presidente de Rusia, Vladimir Putin, hizo una impactante declaración:

“No sólo podemos alimentarnos con nuestros cultivos y recursos hídricos. Rusia podría convertirse en el mayor proveedor mundial de alimentos de alta calidad, saludables y no transgénicos, que hace tiempo que desaparecieron en algunos productores occidentales. La demanda en el mercado mundial de tales productos está creciendo constantemente”.

-Vladimir Putin-

Vladimir_Putin_12020
Fuente

Los organismos genéticamente manipulados o GMOs, son organismos vivos en los que se ha modificado su material genético de alguna manera.

Se trata generalmente de alimentos modificados en laboratorios, bajo una terapia genética, en donde su ADN es reorganizado.  Por ejemplo, la mayor parte del maíz o de la soya que consumimos, ha sido alterada de esta manera. El problema es que el consumo de estos alimentos puede acarrear problemas como alergias o resistencias a los antibióticos.

greatest strawberry ever

A photo posted by @spyduck on

Las declaraciones de Putin son alentadoras, ya que un gigantesco país como Rusia podría convertirse en un gran productor de alimentos orgánicos. Rusia se caracterizó durante mucho tiempo por ser un país importador, pero el año pasado sus exportaciones de productos agrícolas ascendieron a los 20 millones de dólares. Y no olvidemos que Putín ya había prohibido el cultivo de alimentos genéticamente modificados en el país.

Les traigo cáncer. #WhatThewea #LittleOranges #Monsanto #transgenicos

A photo posted by Claudio Xeuxis León Ramírez (@dudisss_) on

Como telón de fondo a estas declaraciones, está la crisis en Ucrania. Rusia ha impuesto un embargo al suministro de productos de la Unión Europea, Estados Unidos y Turquía, por lo tanto, el autoabastecerse de alimentos orgánicos es una medida popular en un momento crítico como éste.

Pese a ello, se trata de una medida que sin duda aporta a la salud de todos.

Puede interesarte