Por Daniela Morano
25 octubre, 2018

Escondido en la ducha cubre su rostro de tanta vergüenza.

Todos cometemos errores en la vida, por algo existe el dicho “errar es humano”, aunque por supuesto que esto aplica también a los animales. Cualquiera se equivoca, hay accidentes inevitables, sobre todo si eres un perro. A veces son demasiado grandes físicamente y no son conscientes de todo el espacio que ocupan o no sabían lo especial que era ese calcetín despedazado para su humano.

Corren por la casa, orinan y comen sin pensar en las consecuencias que todo eso trae a su alrededor. Al menos eso pensaría uno de una especie que, según muchos, no tienen ni consciencia. Pero se equivocan porque los perros si se sienten mal cuando hieren profundamente a sus humanos sea orinando sobre la nueva alfombra o haciendo añicos una camisa de años.

Hay instancias en que saben que están haciendo algo malo en el mismo momento, por rabia e instinto, pero otras veces son pequeños accidentes que hacen que el arrepentimiento los carcoma desde adentro y los obligue a correr a esconderse antes de recibir el castigo de sus vidas.

Un buen escondite: la ducha.

Daily Mail
Daily Mail

Este poodle en Louisiana quebró un pajarito de cerámica muy preciado para su dueña, quien supo de inmediato quien había sido el delincuente.

Con calma, se acerca donde su mascota que intenta esconderse en la tina para pasar desapercibido. Ni contacto visual hace con ella mientras le pregunta si fue él quien quebró su adorno. Incluso esconde su cabeza entre sus patas.

Si eso no es arrepentimiento yo no sé qué es. ¿Cómo no perdonarlo con esa expresión en su rostro?

 

 

Puede interesarte