Por Diego Aspillaga
20 mayo, 2020

Una familia se encontró con una publicación sobre Sparrow y se enamoró de la pequeña. Se ofrecieron a adoptarla y luego se enteraron de que su mamá Robin era la única que quedaba en el refugio; no tuvieron el corazón para separarlos.

Adoptar a un animalito que ha pasado toda su vida en la calle es un gesto de amor y bondad que estas criaturas no olvidarán jamás, sobre todo si la familia que los adoptó se preocupó de no separarlos de sus padres.

Este fue el caso de Sparrow, una adorable gatita atigrada que esperaba ser parte de una familia humana. El problema era que Sparrow no estaba sola. Su madre Robin también estaba buscando un hogar y nadie había sido capaz de separarlos.

@kittygarden626

La diferencia entre adoptar una mascota o llevar dos a casa es muy grande para muchos, por lo que esta madre y su hijo se quedaron esperando en sus jaulas mientras el resto de las mascotas disponibles en el refugio de la Sociedad Por la Prevención de la Crueldad Hacia los Animales (ASPCA por sus siglas en inglés) de Los Ángeles se iban con sus nuevas familias.

Robin y Sparrow eran los últimos animales en el refugio, y encontrarle un hogar definitivo a dos gatos, uno de los cuales es un adulto, no es algo fácil de hacer. 

@kittygarden626

Sin embargo, los voluntarios del recinto no se rindieron hasta que esta madre pudiera disfrutar de una nueva familia junto a su hijita.

Jan, un voluntario del refugio, los acogió para que pudieran estar en un ambiente familiar hasta que apareciera la familia adecuada. La gatita de 4 semanas de edad (llamada Sparrow) se aferró a su cariñosa mamá gata que atendía todas sus necesidades.

«Estaba claro que la madre (Robin) cuidó muy bien a su gatita, y me di cuenta de que estaba acostumbrada a que la cuidaran las personas. Parecía estar bien si me dejaba acariciar a su bebé justo después de que salieran de l lugar», dijo Jan a Love Meow.

@kittygarden626

Luego de unas semanas que parecieron eternas, una familia se encontró con una publicación sobre Sparrow y se enamoró del pequeño atigrado. Se ofrecieron a adoptarla y luego se enteraron de Mama Robin y de que se quedaría sola en el refugio si no se la llevaban, lo que podía pasar: no tenían el corazón para separarlos.

Después de meses de espera, las dos amorosas mascotas fueron recogidas con seguridad por su familia para siempre y se mudaron a su nueva morada.

@kittygarden626

«Estamos muy contentos de que Robin y Sparrow se hayan ido a vivir con una familia tan agradable y se hayan juntado como compañía», dijo Jan.

Sparrow se ha convertido en la viva imagen de su madre. Ella continúa siguiéndola por la casa, copiando todo lo que hace.

«Todavía lloro de lágrimas felices al final de cada viaje de acogida. Estoy tan emocionado por estos bebés, ya que se mantendrán unidos para siempre», agrego Jan.

Ni Robin ni Sparrow olvidarán el tierno gesto de la familia que las recibió a ambas y les permitió pasar toda su vida juntas.

 

 

Puede interesarte