Por Daniela Morano
1 octubre, 2018

No tuvo que presionar demasiado para que el culpable lo reconociera. Por otro lado, el perro salchicha se mantuvo estoico y no dio señales de haber estado involucrado.

Si tienen o han tenido un perro probablemente ya saben que aman comer y morder todo lo que se cruce por su camino, especialmente cuando son cachorros. Nada no es masticable. Las sillas, la basura, el pasto, la ropa, todo tiene el potencial de ser destruido por sus filudos dientes. Quienes por supuesto más sufren con todo esto son los dueños, quienes suelen quedarse sin calcetines.

No es que lo hagan por maldad, es que el instinto que los llama es más fuerte que el amor que sienten por quienes les dan cariño y comida. Además, hay que mantener esos dientes bien afilados en caso de que haya algún ladrón que atacar dentro de la casa o haya que defender al humano en una vuelta a la manzana.

Daniel Martino recién había llegado a su casa cuando descubrió una de las plantillas de sus zapatos completamente destruida. Claramente el culpable era uno de sus dos perros, quienes miraban con arrepentimiento a su humano.

Daniel Martino

Su pit bull no resiste la culpa y debe esconderse detrás del salchicha, ¿su cómplice en este acto de vandalismo?

Daniel Martino
Daniel Martino

Daniel le acerca la plantilla a su rostro mientras continúa intentando esconderse detrás de una planta. Es seguro decir que se sintió muy culpable y no tuvo malas intenciones.

Debería perdonar a estos buenos chicos, ¿no creen?

Puede interesarte