Por Lucas Rodríguez
14 marzo, 2019

Por suerte los vecinos alertaron a las autoridades, quienes requisaron al ave y se la llevaron a un lugar seguro.

La diferencia entre los animales domésticos y los salvajes es así por varias razones. Una de ellas, es que si nos dejaran tener un tigre en la casa, este no demoraría en sacarnos los ojos o cortarnos un brazo.

Pero al mismo tiempo, hay animales más inofensivos, que no pueden ser tenidos como mascotas debido a que son frágiles. Puede que sean pequeños y de cuerpos enjutos, o que necesiten de un hábitat natural muy específico para poder sobrevivir. 

https://www.instagram.com/p/Bu-Uf-zg6RK/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Uno de estos casos es el de un pequeño pingüino que fue virtualmente secuestrado de su hábitat natural y transplantado a uno donde no tendría ninguna posibilidad de sobrevivir. Esto ocurrió en Córdoba, Argentina, luego de una visita a la playa de Miramar, como cuenta Clarín.

Clarín

La familia se cruzó al pingüino entre las olas, donde procedieron a subirlo a un auto y llevarlo con ellos más de 1000 kilómetros de distancia. Una vez en su hogar, lo dejaron en un pequeño patio interior, donde según testigos y vecinos, solo lo mojaban ocasionalmente. 

Clarín

Alertados por unos grznidos que consideraron anormales, los vecinos de la familia avisaron a las autoridades locales, quienes no se demoraron en llegar al lugar y requisar al pobre pingüino.

A pesar de que se encuentra bien, el animal requirió muchos cuidados: estiman que llevaba por lo menos 20 días en cautiverio.

Casos como este nos hacen recordar lo frágil que es la naturaleza y el mucho daño que podemos causarle si no la respetamos.

Puede interesarte