Por Cristofer García
2 marzo, 2021

El fotógrafo británico Will Burrard-Lucas estuvo estuvo más de un año rastreando a este extraño ejemplar en Laikipia, Kenia, para capturar la imagen. “Era tan hermoso que casi me dejó sin aliento”.

La naturaleza nunca dejará de sorprender al ojo humano. Cada vez que los especialistas y apasionados a la vida salvaje se dan a la tarea de estudiar el entorno de algunas especies misteriosas, pueden obtener resultados fascinantes.

Este es el caso de un fotógrafo británico que logró capturar a un leopardo negro, ejemplar ultra raro y difícil de encontrar. Sin embargo, adentrado en Laikipia, Kenia, durante un año rastreando a este animal, pudo inmortalizar el momento en el que trataba de esconderse en la noche con su pelaje oscuro camuflado.

Blackwell and Ruth

Todo este trabajo de Will Burrard-Lucas terminaron en su libro titulado El leopardo negro: mi búsqueda para fotografiar uno de los gatos más esquivos de África. De acuerdo a Burrard-Lucas, de 37 años, los leopardos negros se diferencian de los de color común porque los primeros usan la noche a su favor para cazar.

Will Burrard-Lucas

Pero no fue una tarea fácil, porque necesitó de 6 meses de espera para poder obtener el resultado que estaba buscando, la fotografía de sus sueños.”Quería disparos de frente, así que cuando el animal pasaba por mi cámara tenía una probabilidad del 50-50 de ver su cara o su trasero“, dijo Burrard-Lucas a Daily Mail.

Will Burrard-Lucas

Por eso, después de tantos disparos de cámara, capturó el momento exacto que necesitaba, “el leopardo negro merodeando bajo una alfombra de estrellas”. Estas imágenes están incluidas en su nuevo libro, que presenta más de 100 gráficas de la vida silvestre, pero no le deja de sorprender el hecho de que al final logró la foto que buscaba.

“Me detuve y miré la parte trasera de la cámara con incredulidad. El animal estaba tan oscuro que era casi invisible en la pequeña pantalla. Todo lo que pude ver fueron dos ojos ardiendo brillantemente en un parche de negrura como la tinta. La realización de lo que estaba mirando me golpeó como un rayo”, contó.

Will Burrard-Lucas

“Mi primer pensamiento fue no celebrar; era demasiado pronto para eso. ¿Fue la imagen nítida? ¿Estaba bien mi enfoque? Hice zoom en la pantalla y parecía bueno, pero sé por amarga experiencia que no se puede saber con certeza hasta que esté en la computadora“, continuó.

“En la oscuridad de mi tienda, en la brillante pantalla del portátil, ahora podía ver al animal correctamente. Era tan hermoso que casi me dejó sin aliento. Hice zoom y la imagen era nítida“, añadió.

Will Burrard-Lucas

Es de seguro su mejor fotografía, por lo cual enfatizó al decir que “mi ojo vagó alrededor del marco, buscando distracciones. Había algunas briznas de hierba brillantes que me irritaban, pero nada grave. La imagen era mejor que cualquier cosa que hubiera esperado. Respiré hondo y exhalé lentamente. Iba a tardar unos días en asimilar esto”.

Will Burrard-Lucas

Fue un arduo trabajo para este fotógrafo poder tener a este animal plasmado en su historial. Los felinos negros son el resultado melanismo, que es el exceso de pigmentación, que es lo contrario al albinismo.

Puede interesarte