Por Luis Aranguren
30 abril, 2019

En ocasiones no se trata de la amistad más rápida, sino más bien de la más duradera.

Transcurría el año 1962 y la pequeña Jeanna cumplía 10 años de edad, entre todos los obsequios que recibió le dieron uno que sería el más especial. Esta hermosa niña celebró su día especial en el zoológico del condado de Milwaukee y uno de los cuidadores le preguntó si ella quería mucho a los animales, a lo que ella respondió con una sonrisa en el rostro que sí.

Fue así como llegó el mejor de los regalos, uno que la acompañaría por el resto de su vida. El cuidador le entregó una tortuga gopher que llevaba pocos días de nacidas y nació el amor a primera vista.

Kare11

Jeanna nombró al pequeño reptil George, y estuvo en cada instante de su vida, desde la universidad hasta el día de su boda y es un miembro muy especial de la familia, pues ya han pasado 56 años  y todavía siguen juntos. Pero George en este trayecto le ha dado muchos sustos, a pesar de su tamaño y velocidad en ocasiones suele escaparse de casa, pero siempre vuelve.

“Tres veces, George se ha escapado de su patio trasero, el más reciente en 1988, cuando se hundió debajo de una cerca. Los niños del barrio vinieron a ayudar con la búsqueda y un equipo de noticias de televisión apareció cuando George fue descubierto escondido debajo de un follaje en el patio de un vecino. Fue llevado rápidamente a su casa.”

-Jeanna

Kare11

Pero si importar los accidentes, George ha sido cuidado con mucho amor e inclusive se Jeanna piensa que durará más que ella y ha decidido tomar previsiones por lo que ya está incluido en su testamento.

“Tengo una hija y ella tiene tres hijos. Cuando me vaya, entonces George irá y vivirá con ellos. Está en la voluntad.”

-Jeanna

El amor no mide tiempos, sexo, géneros y mucho menos especies. Es impresionante ver cómo lindas historias surgen de la nada y que un evento tan común como un cumpleaños cambie la vida de una persona y su mascota.

Puede interesarte