Por Diego Aspillaga
16 enero, 2020

Peaches es utilizada como apoyo sicológico para niños pequeños y otros animales. Ella era la única que lograba subirle el ánimo a Bunter, un ternero que había sufrido la pérdida de un amigo hace unos meses. Luego de una minuciosa investigación policial, al fin se reencontraron.

Bunter no lo estaba pasando bien. El ternero había pasado toda su vida con una vaca llamada Rosie y cuando esta murió, parte de él murió con ella.

Pixabay

Bunter no es una vaca cualquiera, es la querida mascota de Joe Robin, y el hombre no sabía qué hacer para subirle el ánimo a su amigo. Trató de llevarlo a prados más grandes y verdes, pero eso no dio resultado. Trato de darle más comida, de hacerle más cariño y compañía, pero la muerte de Rosie seguía pesando en el corazón del animal. Eso hasta que llegó Peaches.

«Después de que Rosie murió, Bunter cayó en una fuerte depresión. Escuchamos por ahí que las cabras eran muy buenas para hacer terapia, por lo que nos conseguimos a Peaches con una granjera», dijo el hombre a NewsHub.

La tierna cabra estaba entrenada para entregar apoyo sicológico a niños y adultos que habían pasado por experiencias traumáticas y Joe pensó que ella podría ayudar a su tierno ternero a salir del hoyo en el que se encontraba.

Pixabay

Su plan dio resultado. Apenas Peaches llegó a su hogar, Bunter se transformó en otro animal. Corría y comía como antes, jugaba con su nueva amiga todo el día y parecía estar disfrutando nuevamente de la vida. Peaches era muy buena en su trabajo.

Sin embargo, no todo sería fácil para este par de animales. Una noche, y sin previo aviso, la cabra simplemente desapareció. 

El primero en notar su ausencia fue el propio Bunter, quien estaba desesperado al despertar y no encontrar a su única amiga. Joe se dio cuenta de la desaparición de su animal de apoyo y luego de inspeccionar el lugar de los hechos, llegó la conclusión de que la desaparición de Peaches no había sido un accidente: alguien la había secuestrado. 

Northland Police

El hombre llamó a la Policía y los uniformados, lejos de burlarse de él o bajarle el perfil al secuestro, realizaron una minuciosa investigación para dar con el paradero de la cabra terapéutica. 

La policía de Northland emitió un comunicado diciendo que habían investigado un robo en una propiedad de Maungaturoto, Nueva Zelanda, después de que alguien robara la cabra del propietario.

«La policía no bromeó y capturó las imágenes de CCTV y habló con varias personas. Como resultado de este trabajo, Peaches fue ubicada en una propiedad cercana y fue devuelto justo antes de Navidad», informaron.

➡️ HAVE WE GOAT A STORY FOR YOU:Recently we investigated a burglary at a Maungaturoto property after someone got the…

Posted by Northland Police on Thursday, January 9, 2020

Cuando vio de nuevo a su amiga, Bunter corrió rápidamente a su encuentro. Saltando de alegría, el ternero saludó a Peaches con lengüetazos y empujones. Su razón de ser feliz estaba con él de nuevo y todo era perfecto una vez más.

Pixabay

Peaches y Bunter siguen haciendo todo juntos. Ambos se apoyan mutuamente, juegan y se hacen compañía todo el día. El dueño de ambos instaló cámaras de seguridad y un cerco eléctrico para que no vuelvan a separarse nunca más.

Puede interesarte