Por Lucas Rodríguez
20 noviembre, 2020

Muchísimos refugios dependen de la caridad de los voluntarios para cuidar y acompañar a los cachorros. Con solo un movimiento de tu muñeca puedes alejar la pena de un bello perro mestizo.

Hacerse cargo de un refugio de mascotas puede ser un empleo de lo más satisfactorio. Pasar el día haciéndose cargo de cariñosos y agradecidos perros y cachorros, suena bastante mejor que quedarnos en una oficina, viendo las horas pasar en el reloj de la pared. Pero luego tenemos que tener en cuenta, que en muchísimos casos estos refugios no cuentan con los recursos para realizar sus labores de la manera más adecuada. En demasiados casos, tienen que depender de la bondad de los voluntarios. 

Facebook: Refugio Gamaliel

El refugio Gamaliel, ubicado en Cochabamba, Bolivia sufre de este problema, así como de uno que la verdad es que resulta bastante menos terrible, así como muchísimo más tierno.

Facebook: Refugio Gamaliel

Debido a la situación mundial que ha ocurrido este año, los voluntarios y encargados del refugio han notado que los perros están más ansiosos y necesitados que en otras ocasiones. Es por esto que pusieron un llamado en su Facebook, para que voluntarios de la zona se acerquen a sus refugios con la intención de ayudar.

Facebook: Refugio Gamaliel

Pero la ayuda que están pidiendo es muy particular: necesitan de voluntarios que estén dispuesto a acariciar, jugar y pasar el rato con sus perros:

“Todos los perritos son muy amigables. Algunos te piden cariño. La socialización es muy importante para todos los animales que están en proceso de adopción.”

–Claudia Martínez, encargada de la Fundación Narices Frías y del refugio Gamaliel, por Facebook

Facebook: Refugio Gamaliel

El favor que piden es uno que de verdad que a nosotros no nos cuesta nada, pero que puede hacer una gran diferencia en la vida de los perritos. La fundación Narices Frías, dedicadas al cuidado y la difusión de los tratos apropiados hacia las mascotas, está coordinando las visitas. Si quieres ver más información o suscribirte, escríbeles a su Facebook

Facebook: Refugio Gamaliel

A pesar de que los perros no se encuentran bajo riesgo de contraer el COVID-19, sí son animales muy perceptivos. Si notan que quienes los alimentan y cuidan de ellos se ven preocupados debido a esta situación, ello se cargarán de esas emociones. Junto con esto, las ordenanzas que prohibían trabajar durante las cuarentenas cortaron la posibilidad de tener una cantidad adecuada de personal trabajando en los refugios como Gamaliel. 

Facebook: Refugio Gamaliel

Por esto es que el trabajo actual depende tanto de que nos portemos bien con los cachorros. Un simple movimiento de muñeca de nuestra parte, así como una pequeña carrera, puede alegrarle el día a un pequeño y dulce cachorro.

 

Puede interesarte