Mientras más ayuda reciban, más perritos podrán salir de las calles.

En el mundo hay un montón de animales que son abandonados a diario. Y si bien se las ingenian para poder sobrevivir, hay muchos que necesitan ayuda para hacerlo. Por suerte existen personas nobles que están dispuestas a hacer justicia y proteger a aquellos que no tienen voz.

Tal como ocurre en Quillota, Chile, donde un grupo de voluntarios decidieron cambiar el cruel, triste y solitario destino de un montón de perritos que deambulaban por las calles sin alimento y sin abrigo.

Entonces, bajo el nombre de Sociedad Protectora de Animales de Quillota comenzaron a recoger y albergar distintos perros en una especie de refugio llamado San Francisco de Asis, donde ellos mismos construyeron los caniles para acogerlos.

Youtube @El Observador

Sin embargo, pronto se vieron muy complicados por la gran cantidad de perros que llegaron a sus instalaciones, siendo un total de 84 perros adultos y 10 cachorros.

El problema es que el refugio es totalmente autogestionado, así que solo funciona con los ingresos que puedan aportar los voluntarios y otras personas solidarias comprometidas a ayudar con esta noble causa, pero no dan abasto para poder alimentar a todos esos animales.

Youtube @El Observador

«Llamo a que nos hagamos cargo como sociedad, hagamos una campaña, para hacer de ese lugar un lugar decente y digno para esos seres vivos que son parte de la irresponsabilidad de muchas personas que antes de hacerse cargo, los abandonan a su suerte por ahí» escribió una mujer identificada en redes sociales como Rebeca Bastias, quien aseguró que ha visto con sus propios ojos las tristes condiciones en las que viven estos perritos por la falta de recursos.

Y por eso mismo, intentando mejorar la vida de los animales, los voluntarios han iniciado una campaña solidaria para que los vecinos del sector donen alimento marca Tyson Adultos y Cannes Cachorros. 

Youtube @El Observador

Para ello han informado que hay un lugar destinado para dejar los aportes pero se deben identificar claramente que van a nombre de la Sociedad Protectora de Animales. Eso sería en la Bodega Condell, ubicada en avenida Condell 41. 

Sin embargo, una usuaria que también hizo aportes, sugirió ir personalmente al refugio a ayudar para que sean testigos de cómo viven. «Fuimos un grupo de personas a dejar ayuda y es impactante la realidad, abandonados de las autoridades, solo con la ayuda y amor de unos voluntarios maravillosos pueden sobrevivir…«.

Y aunque el alimento es necesario y totalmente bienvenido, también se pueden adoptar los perritos e incluso tienen una página web para que los conozca.

Puede interesarte