Por Mariana Meza
26 enero, 2021

La mascota estuvo en el Toledo Humane Society casi un año. Finalmente, llegó su hogar definitivo y publicaron la noticia en Facebook: “¡Ya es hora!”, expresaron desde la organización.

Ya es bastante común ver cómo los refugios de animales hacen hasta lo imposible por darles una nueva y mejor vida a aquellos rescatados que, por diferentes razones, lo han pasado mal y han tenido que aguantar malos tratos y abandonos por parte de los humanos. Hay ocasiones en las que las adopciones no tardan en hacerse realidad, pero lamentablemente hay otras que pueden demorar meses. Incluso años.

Eso fue lo que le pasó a Patches, una perra que estuvo casi dos años, en dos refugios diferentes, esperando que llegara una familia que la quisiera hacer parte de su vida y entregarle todo el amor que se merecía. Esperó, esperó y esperó hasta que, finalmente, el ansiado día llegó el pasado 22 de enero de 2021.

Toledo Humane Society / Facebook

Patches estuvo bajo el cuidado del refugio de animales Toledo Humane Society, en Ohio, Estados Unidos, durante exactos 300 días, la estadía más larga en su historia. Y, aunque suene una eternidad, no fue el único lugar que la acogió. Anteriormente vivió en Lucas County Canine Care and Control por más de un año. Nadie quería adoptarla.

Toledo Humane Society / Facebook

En una publicación en la página de Facebook del Toledo Humane Society contaron la historia de Patches y expresaron lo feliz que estaba el personal por, finalmente y después de todo ese tiempo, haber encontrado un hogar para su residente regalona, quien también ya tenía a sus cuidadoras favoritas con las que se encariñó rápidamente. “¡Todos hemos estado corriendo como pollos con la cabeza cortada para asegurarnos de que nuestro personal tenga la oportunidad de decir adiós a esta dulce chica!”, se lee en el post.

Toledo Humane Society / Facebook

“Felicidades Patches por encontrar tu hogar para siempre, y no podemos esperar a ver todas tus nuevas aventuras fuera de la vida de refugio ¡Ya es hora!”, fueron parte de los buenos deseos del personal del refugio. Finalmente, Patches tuvo su final feliz. 

Puede interesarte