El perrito se mantuvo inmóvil mientras le rociaban la pintura hasta en los ojos.

Hay quienes no tienen nada de piedad con los animales. Como los ven indefensos y cariñosos, se aprovechan y abusan de ellos. Tal como sucedió con este perrito, que solo por pasear por fuera de una casa, terminó con gran parte de su piel dañada solo para que algunos se rieran de él.

Si bien el caso sucedió durante el año pasado, no es malo recordar el tipo de aberraciones que sufren los animales a diario por parte de los humanos, para así seguir creando consciencia sobre el maltrato animal.

Resulta que en medio de las renovaciones de su casa, un sujeto vio como algunos perros callejeros paseaban tranquilos por fuera de su propiedad en Gilán, Irán, y no se le ocurrió una mejor idea que capturarlos para pasar un buen rato. Así que le pidió a uno de sus empleados que los capturara para hacer una obra de arte.

LiveLeak

Él siguió las instrucciones, pero sólo alcanzó a atrapar a uno.

Luego, su jefe le ordenó que le rociara pintura roja, de la que estaban ocupando en los arreglos, por todo el cuerpo. No le importó que fuera tóxico y pudiera causarle graves daños en la piel, solo quería divertirse con el “espectáculo”.

LiveLeak

Así que mientras el trabajador seguía las órdenes con precisión, él grababa el suceso para luego mostrárselo a sus amigos, como si estuviera orgulloso de maltratar a un pobre animal:

Cuando el perrito estuvo pintado entero de rojo -incluso sus ojos- fue dejado en libertad. Y así anduvo vagando sin poder ver con claridad, esperando que algún alma noble se apiadara de su condición y le prestara algo de ayuda.

LiveLeak

Afortunadamente un sujeto lo encontró y enseguida comenzó a limpiarlo para quitarle toda la pintura que llevaba encima. Le tomó más de 3 horas dejarlo de su color natural, según consignó el portal Mascotas Felices.

Puede interesarte