Por Cristofer García
16 febrero, 2021

Esto sucedió en lago Madine, en Mosa, al noreste de Francia, donde bomberos locales pudieron rescatar a Orus, como se llama este golden retriever, y regresarlo con su familia.

Cuando hay problemas que ameritan un rescate, los bomberos siempre serán la mejor opción. Lo que debe evitarse en casos como estos es tomar la situación por sus propias manos, porque puede poner en riesgo la vida de la persona o animal involucrado.

Es por esto que cuando se cuenta con el apoyo de los funcionarios de rescate, es probable que todo termine de la manera correcta. Así sucedió con este golden retriever luego de quedar atrapado en las profundidades de un lago, sin poder regresar a la orilla.

Unplash (foto referencial)

Esto ocurrió lago Madine, en Mosa, al noreste de Francia, cuando esta familia salió con su perrito llamado Orus a una tarde paseo, el pasado sábado, 13 de febrero.

Sin embargo, cuando el día transcurría sin problemas, el peludo quiso irse a jugar al lago, sin medio las consecuencias de correr muy lejos de la orilla, sobre la superficie congelada. Según reseñó el diario local Actu, mientras caminaba sobre el hielo, este se quebró y el canino cayó a las frías aguas.

Unplash (foto referencial)

En ese momento la tranquilidad de la tarde se transformó en angustia. Debían encontrar la forma de salvar la vida del perro de la forma más rápida posible y la mejor idea era comunicarse con el departamento de bomberos locales, para atender la emergencia.

Orus se encontraba a unos 50 metros de distancia de la orilla y al ver la situación de peligro en la que estaba, trataba de volver a la superficie helada, pero esta solo se seguía rompiendo en cada intento.

Bomberos de Commercy y Saint-Mihiel

Estaba agotado, con mucho frío y sus fuerzas comenzaban a ceder. Lo mejor que pudo hacer fue apoyar su cabeza sobre una de las partes del hielo y esperar que llegaran los rescatistas. Y así sucedió.

Bomberos de Commercy y Saint-Mihiel

Gracias a la labor de buzos del departamento de bomberos de Commercy y Saint-Mihiel, pudieron tomar al peludo en el agua y romper el hielo, para de esta forma devolverlo a sus dueños. Afortunadamente, fue una misión exitosa y Orus no sufrió daños mayores.

Puede interesarte