Por Diego Aspillaga
11 septiembre, 2020

“Estuvimos tan cerca de perderla. Si no hubiéramos intervenido cuando lo hicimos, esta tortuga simplemente se habría ido”, afirmó Steven G. Platt, quien dirigió la campaña para establecer el programa de reproducción.

Nuestro impacto en este planeta ha sido nefasto. 

La contaminación en los océanos, la destrucción de la naturaleza y las emisiones de gases tóxicos hacia la atmósfera han hecho de nuestro único planeta un lugar inhóspito y complicado para vivir, y la culpa es sólo nuestra. 

Pixabay

Desafortunadamente, los más afectados por nuestras irresponsables acciones no somos nosotros sino las otras especies animales que viven en este mundo y que están desapareciendo debido a nuestras malas decisiones.

Pero si bien muchas personas y gobiernos aún no le toman el peso a la destrucción que estamos provocando, existen quienes que entregan sus vidas para ayudar a rescatar a especies animales antes de que sea demasiado tarde, y hoy esas personas celebran un gran logro luego de salvar a un raro tipo de tortugas que estaba a punto de extinguirse. 

WCS Myanmar

La tortuga de techo birmana tiene los ojos saltones, así como los labios hacia arriba y mide hasta 60 centímetros de largo cuando está completamente desarrollada. Pero su rasgo más característico es su “sonrisa permanente”, la que ahora parece justificada luego de ser salvada de la desaparición. 

Su número ha aumentado a más de 1.000 después de un ambicioso programa de conservación que abarca los últimos 20 años.

La especie vive únicamente en los sistemas fluviales de Myanmar y en el año 2000 se la consideraba candidata a clasificarse como extinta.

WCS Myanmar

Sin embargo, un espécimen vivo fue comprado en un mercado de vida silvestre chino y llegó a manos de un recolector de tortugas estadounidense a principios de la década de 2000.

Poco después, los científicos encontraron dos poblaciones remanentes del animal en estado salvaje mientras realizaban estudios de campo y comenzaron el programa para aumentar su población, publicó el Daily Mail.

La mayoría de los animales se mantienen en cautiverio en el programa de reproducción, pero unos pocos han sido liberados en la naturaleza durante los últimos cinco años.

WCS Myanmar

Steven G. Platt, herpetólogo de la Wildlife Conservation Society, dirigió la campaña para establecer el programa de reproducción y afirmó que “estuvimos tan cerca de perderlos. Si no hubiéramos intervenido cuando lo hicimos, esta tortuga simplemente se habría ido”, afirmó

Como resultado, el animal ya no está amenazado por el olvido y no se considera que esté en riesgo.

Un gran triunfo para los animales y para los conservacionistas que luchan por ellos.

Puede interesarte