Por Leonardo Granadillo
28 febrero, 2020

Afortunadamente, un buen hombre notó las dificultades del animal para trepar y rápidamente contactó a un refugio. Hoy está sano y de vuelta en su bosque, pero recordemos que no todos corren con la misma suerte.

Botar la basura es un hábito que no tiene nada de complejo. Es decir, no estamos pidiendo que recojas los desechos de todo el mundo, simplemente que te hagas responsable por aquello que consumiste y lo coloques en el depósito correspondiente, si lo separas para el reciclaje mejor aún. Resulta inaudito que a estas alturas de la vida, cuando ya el planeta viene dando avisos importantes de los daños que le estamos haciendo, no haya una conciencia ambiental total, global.

Los bosques del mundo parecen paraísos siempre y cuando el ser humano no los visite habitualmente. Aquellos parques o zonas selváticas más concurridas, también suelen ser las más contaminadas. Y para ejemplo de ello lo que ocurrió en Nueva York, una de las grandes metrópolis del mundo con más de 8 millones de habitantes, lugar donde un mapache fue encontrado herido tras meter su patita en una lata.

Fox Wood Wildlife Rescue

El pequeño tuvo muy mala suerte y mucho sufrimiento al meter su pata delantera allí, sin embargo, la vida le dio una segunda oportunidad (considerando que podía morir por poner alimentarse o por una infección) cuando un buen hombre se percató de sus dificultades para correr, caminar y trepar, y decidió llamar al Fox Wood Wildlife Rescue de Nueva York.

La asociación lo llevó al Hospital de Animales de Springville en Nueva York donde el Dr. Reilly lo anestesió y cortó la lata con sumo cuidado. Obviamente, la herida estaba infectada y sumamente inflamada.

Fox Wood Wildlife Rescue

Por suerte, este pequeño tuvo un final feliz. Reaccionó bien ante los medicamentos, cumplió la recuperación sin lastimarse mordiéndose la pata por la incomodidad (algo muy común en las especies silvestres al sentir dolor) y mejoró enormemente. Incluso, sus rescatistas pudieron retornarlo a su espacio natural como se puede apreciar en este breve video:

Él tuvo una segunda oportunidad, pero fue porque todo se juntó para ello casi por obra divina (el señor que lo vio, la asociación y el hospital que lo atendió). Recordemos que no todos tienen un ángel en su camino, recoge tu basura y respeta la vida silvestre.

Puede interesarte