Por Lucas Rodríguez
7 septiembre, 2020

Conocida como “La tortuga sonriente”, esta especie asiática hoy tiene más motivos para sonreír que nunca antes.

Las razones por las que las especies animales llegan al terrible extremo de ser declaradas extintas, tiene solo una causa: la actividad humana. Se deba tanto a las maneras poco conscientes en que nos relacionamos con el medioambiente, o la caza directa de estas especies en peligro, las personas hemos causado la desaparición de una cantidad enorme de animales que no tenían ninguna culpa. Por esto es que han nacido grupos como WWF y sus similares: es necesario que haya gente dedicada y responsable recordándonos que no podemos vivir como nos plazca, para que la cantidad de especies que pasen a la historia no sea tan drástica. 

National Geographic

Pero a la par con esto, y muchas veces, muchísimo menos cubierto por los medios especializados, funcionan los equipos e instituciones de conservación. Ellos hacen trabajos enormes no solo por proteger y generar consciencia sobre las especies animales: muchas veces, también trabajan directamente con las especies en riesgo. 

National Geographic

Este es trabajo duro: no se trata de difundir información por redes sociales o escribir comunicados. Lo que hacen ellos es buscar a los pocos especímenes que quedan de un animal en peligro, ponerlo a resguardo y comenzar a incentivar su reproducción. Es una tarea que requiere tanto de recursos para disponer de herramientas y espacio, como de capacidad humana y dedicación. 

National Geographic

Por esto es que cuando se difunde la noticia de que un equipo consiguió alejar a una especie del precipicio de la extinción, hay que celebrarlo con champaña y carne a la parrila.

National Geographic

El caso en particular de hoy, se trata de una especie de tortuga, conocida como “La tortuga sonriente”.

National Geographic

Hasta hace un par de años, este anfibio se había dado por extinto. Hacía por lo menos dos décadas que nadie veía una sola. Pero un equipo muy dedicado consiguió dar con algunos especímenes, los que llevaron a resguardo. 

@NatCapCoalition

El trabajo duro dio frutos: hoy ya hay más de mil ejemplares creciendo y reproduciéndose en cautiverio. Algunos de ellos incluso han sido liberados de regreso a la naturaleza.

_GCS_

Es un esfuerzo enorme, teniendo en cuenta que gracias al trabajo de estos hombres y mujeres, una especie completa puede seguir habitando este planeta que compartimos. Ahora la tarea siguiente, es que el resto aprendamos de su ejemplo y empecemos a poner de nuestra parte para que no sea necesario tomar medidas de conservación así de drásticas nunca más. 

 

Puede interesarte