Por Diego Aspillaga
11 mayo, 2020

El hombre que salvó a este tierno animal pidió ayuda para encontrar a sus dueños en redes sociales y se sorprendió cuando le avisaron que lo que tenía en su poder no era un perrito huérfano sino un exótico zorro. Lo llevó a un santuario donde podrá vivir en paz.

En la tarde del 1 de mayo, el usuario japonés de Twitter @marcy_com estaba en la Ruta Nacional 275 en la ciudad de Tsukigata, Japón, cuando notó algo al lado de la carretera. Sin embargo, no fue una moneda brillante de 100 yenes o una flor bonita lo que llamó su atención, sino una pequeña criatura indefensa.

Suponiendo que había encontrado un cachorro perdido, se lo llevó a casa con él y publicó un aviso en redes sociales esperando reunir al animal con sus dueños, pidiéndole a cualquiera que reconozca al animal que lo contacte.

@marcy_com

“Rescaté a este cachorro del lado de la ruta 275 en Tsukigatacho alrededor de las 2:30 p.m. Era un poco más allá de las 7-Eleven camino a Sapporo (justo antes del semáforo).

Si bien nadie tenía ideas sobre quiénes podrían ser los propietarios, varios comentaristas elogiaron la amabilidad de @ marcy_com. Muchos también felicitaron la ternura del cachorro. 

Otros, con una mirada más crítica, no negaron la belleza del cachorro pero dudaron de que fuera, de hecho, un perro. 

@marcy_com

Las sospechas de estos internautas se vieron confirmadas cuando el hombre que rescató al animal subió un video de éste haciendo sonidos que no parecían ladridos normales, según publicó el sitio soranews24 .

Después de un poco de investigación en internet, resultó que lo que encontró @marcy_com no es un perro en absoluto, sino un zorro o kitsune.

Periodista en Japón

Eso explicaba por qué nadie reclamaba al tierno animal como dueño: era un zorro salvaje que pertenecía en la naturaleza y cuya tenencia es ilegal en Japón. Sin embargo, solo porque el animal no era una mascota no significa que no necesitara ayuda.

@marcy_com

El cachorro de zorro hembra tiene solo uno o dos meses, muy por debajo de la edad en que estaría buscando comida por sí mismo. No se sabe qué pasó con la madre del zorro, pero ella no estaba cerca para cuidarla, y el cachorro es demasiado joven para valerse por sí misma.

Desafortunadamente, no importa cuán cariñoso y hospitalario sea el hombre que la encontró, convivir permanentemente con el animal no es una opción.

Los zorros japoneses a menudo llevan parásitos dañinos que pueden propagarse a los humanos sin el cuidado zoológico adecuado, por lo que @marcy_com tuvo que encontrar un nuevo hogar para el cachorro, y lo hizo al llevarla a Kita Kitsune Bokujo, un santuario de zorros en la ciudad de Kitami en Hokkaido, donde puede vivir feliz y segura.

A pesar de vivir unas pocas horas juntos, el hombre y la pequeña criatura, a la que llamó Luna, formaron un vínculo especial que les hizo muy complicado despedirse.  

«Cuando llegó el momento de irme a casa, Luna estaba acurrucada con otros zorros de su misma edad y durmiendo», informa @marcy_com. «Si algún día puedo visitarla, estaría feliz», continúa, «espero que pueda ir a visitarla y vigilarla de vez en cuando».

 

Puede interesarte