Por Diego Aspillaga
18 diciembre, 2019

Ryan Peterson patinaba en el hielo en su descanso de almuerzo cuando vio a los tres animales intentando salir del lago, por lo que decidió darles una mano.

Era un frío día de invierno en Ontario, Canadá. Las temperaturas no superaban los cero grados hace días, pero Ryan Peterson ya estaba acostumbrado. Fue a trabajar como cualquier día y, siguiendo su rutina diaria, fue a patinar sobre un lago congelado cercano en su descanso de almuerzo.

Pixabay

Poco sabía que sería su rutina la que salvaría 3 vidas ese día.

Cuando llegó al lago, se puso sus patines y comenzó a deslizarse por el hielo, dejando sus cosas y sus preocupaciones en la orilla del lago. Pero su paz duró pocos minutos.

No alcanzó ni a relajarse cuando vio a tres ciervos varados en la mitad del lago sin poder moverse.

CTV News

La capa de hielo era lo suficientemente gruesa como para aguantar a un hombre adulto, pero no duraría mucho con tres ciervos adultos. A pesar de sus intentos, los animales no lograban ponerse de pie en el hielo y cualquier movimiento brusco podía romper la superficie y enterrarlos en una tumba de agua congelada.

CTV News

Cuando Ryan los encontró, ya se veían cansados y entregados a su suerte: no durarían mucho sin comida en ese lugar y si caían al agua, su vida terminaría dramáticamente. Pero en vez de dejar que las tres majestuosas criaturas murieran lentamente, él decidió hacer algo al respecto.

“Volví a mi trabajo y cogí unas cuerdas que teníamos en la oficina. El hielo era muy delgado para usar cualquier tipo de vehículos que pudiera sacarlos, por lo que la única solución era usar los patines”, dijo a la cadena canadiense CTV News.

De vuelta con los ciervos, el hombre logró sujetar a las tres criaturas con la cuerda y empujarlos a la costa. Las criaturas se veían asustadas en un principio, pero a penas notaron que el hombre quería ayudarlas, se mostraron agradecidas y felices de poder salir de esa tumba helada y tener otra oportunidad de vivir.

“Los dos animales más jóvenes corrieron felices de inmediato. La tercera, sin embargo, apenas podía moverse. Parece que tenía una pierna o la cadera lesionada”, agregó Ryan Peterson.

CTV News

Tras ver que que uno de los ciervos no podía levantarse, el hombre llamó al Ministerio de Recursos naturales de Ontario para que gestionaran su rescate y recuperación.

Pixabay

Con la hazaña realizada y el corazón lleno de orgullo, Ryan Peterson regresó como si nada hubiera pasado a su trabajo. Un verdadero héroe.

 

Puede interesarte