Por Camilo Fernández
7 noviembre, 2018

“Era una araña hermosa, tranquila, no agresiva de ninguna manera y como la mayoría de las arañas, solo quería dedicarse a su negocio comiendo insectos y viviendo en paz”, dijo su rescatista.

Cualquier otra persona habría agarrado un lanzallamas, si es que alguien tuviera uno. Pero Betty no es de esas personas que le teme a las arañas, no importa cuán grande sean. No por nada se dedica a rescatar criaturas que necesiten de su ayuda.

Su más reciente obra de caridad es una gigante (y terrorífica, sí) araña. Por más que sea inofensiva, mi sistema nervioso no sabe reconocer la diferencia. Menos al encontrarse con un insecto de tal tamaño.

Barnyard Betty’s Rescue

“La hermosa Charlotte, la araña, uno de mis mejores rescates hasta el momento. Para responder algunas de sus preguntas: ¡es una araña de Huntsman y estamos ubicados en Queensland, Australia, y sí, es muy real y muy grande y sin photoshop!”, publicó en Facebook.

“La liberé aquí en la granja después de rescatarla, así que no puedo obtener más fotos o videos. Lo siento. Ella iba a ser asesinada por los humanos. Era una araña hermosa, tranquila, no agresiva de ninguna manera y como la mayoría de las arañas, solo quería dedicarse a su negocio comiendo insectos y viviendo en paz. ¡Ella no necesita o no necesitaba ser asesinada! ¡Las arañas pobres son tan mal entendidas!”.

Youtube

“¡Todas las criaturas grandes y pequeñas son bienvenidas aquí en Barnyard Betty’s Rescue, un refugio seguro sin importar cómo te veas!”, agregó.

Harta razón tiene Betty. Cualquier persona que se haya encontrado con “Charlotte” por ahí, había una gran probabilidad de que terminara injustamente asesinada, siendo que solo casi 30 especies son venenosas de un total de 42 mil.

Puede interesarte