Por Pablo Román
19 junio, 2017

Las luces rojas tienen un increíble origen.

El ser humano no puede ver en la oscuridad, pero sí creo herramientas y máquinas que pudieran hacerlo por él. Gracias a una buena cámara fotográfica, Larry Lynch y David Moynahan lograron capturar, a través del lente, la vida nocturna que se desarrolla en los pantanos.

David Moynahan

David estaba en los pantanos del río Myakka del Parque Estatal en el estado de Florida, Estados Unidos, para documentar lo que sucede en el lugar al anochecer.

Al ver la imagen se percató de que habían muchas luces rojas en la imagen. 

David Moynahan

Para revelar el misterio, en el mismo lugar se encontraba Larry Lynch, quién pudo acercarse más a este notable fenómeno. 

“Entre estar arrodillado sobre varios centímetros de barro negro, el calor, la humedad, y los hambrientos mosquitos, mis pensamientos eran, ‘obtén la mejor imagen que puedas lograr“, dijo Lynch al portal Wimp.

¿Pero qué era estas luces rojas? Simple: cocodrilos. 

Las luces rojas eran básicamente el reflejo de la poca luz nocturna que rebota en los ojos del animal, creando este extraordinario efecto en la cámara. 

Gracias a aventureros como Larry y David descubrimos la magia de los pantanos.

¿Qué te parece esta historia? 

Te puede interesar