Por Diego Aspillaga
18 febrero, 2020

«Si un rinoceronte camina directamente hacia ti mientras estás filmando y quiere algunos roces … ¡mejor frota ese rinoceronte como si tu vida dependiera de ello!», escribió el cineasta Garth De Bruno Austin después del curioso encuentro.

Los fotógrafos y camarógrafos de naturaleza y vida salvaje deben ser de las personas más pacientes, valientes y con vocación que existen. 

Un día de trabajo normal para estos aventureros contempla adentrarse en peligrosas selvas y sabanas, sumergirse en aguas congeladas y seguir de cerca a los depredadores más peligrosos del mundo todo para que nosotros, las personas comunes y corrientes, podamos disfrutar de la naturaleza y de los animales más exóticos desde la comodidad de nuestras casas.

Garth De Bruno Austin

Pero no todo en este trabajo es peligro. Por cada león que ven persiguiendo un animal para enterrarle sus garras o pirañas que ven devorando a sus presas en segundos, estos intrépidos profesionales también logran captar el lado gentil del mundo salvaje.

Madres leopardo jugando con sus cachorros o familias enteras de elefantes gozando de un merecido baño en la sabana africana, existen varios ejemplos de ternura y bondad en esta profesión.

Lo que no es para nada común es que estas escenas de ternura y cariño se den entre animales peligrosos y los camarógrafos que los están documentando, y esto es justo lo que le pasó a Garth De Bruno Austin, un cineasta australiano que tuvo un curioso encuentro en la sabana sudafricana.

Garth De Bruno Austin

El hombre estaba grabando a una rinoceronte que ya venía siguiendo hace años para su documental sobre la caza ilegal de estos animales cuando el espécimen notó su presencia.

Lejos de exaltarse o enojarse, la rinoceronte se mostró dócil y amistosa y decidió ir a saludar al hombre que por años la ha estado acompañando, siempre desde una distancia prudente.

Garth De Bruno Austin

A penas vio que el animal se acercaba, Garth De Bruno Austin se vio en una encrucijada. Su primera opción era correr del potente animal pero sabiendo que éstos pueden alcanzar los 50 kilómetros por hora, intuía que no serviría de nada. La otra opción era quedarse quieto y esperar que el rinoceronte no le hiciera daño. Parecía ser su única opción y a juzgar por el desplante del animal, quizás no era tan loco quedarse ahí.

Mientras el rinoceronte se acercaba, el hombre se preparaba lo mejor posible para cualquier reacción adversa que pudiera tener el animal. Pero aún con todos sus años de experiencia y todos sus sentidos listos para cualquier cosa, nunca esperó vivir la situación que vendría a continuación.

Y es que la rinoceronte no sólo se acercó a él, sino que quedó frente a frente ante el cineasta y subió su cuello para que este le hiciera cariño y masajes en su pecho.

Garth De Bruno Austin

Garth vio la oportunidad y no dudó en aprovecharla. Sin poder creerlo, el hombre empezó a acariciar al animal como si fuera un tierno y domesticado perro de casa. La cara de placer del rinoceronte parecía indicar que también estaba disfrutando mucho de la situación.

Garth De Bruno Austin

«He tenido la suerte de filmar este rinoceronte durante bastantes años y debido a eso he acumulado un nivel de CONFIANZA. ¡NO intente hacer esto con un rinoceronte verdaderamente «SALVAJE», ya que puede terminar con su muerte! Para su información, no me acerqué a este animal, fue completamente su decisión dejarme entrar a su espacio personal y tocarla«, escribió el hombre al compartir las impactantes imágenes, las que hasta la fecha han sido vista por 1.400.000 personas.

«Si un rinoceronte camina directamente hacia ti mientras estás filmando y quiere algunos roces … ¡mejor frota ese rinoceronte como si tu vida dependiera de ello! ¡Por suerte para mí, ella dejó mi cámara URSA Mini 4K sola!», bromeó.

Después de unos minutos de cariño y ternura, la rinoceronte siguió su camino y dejó Garth en paz para que siguiera trabajando. Su trabajo lo pone en peligro todos los días pero esta vez lo dejó acercarse y acariciar a uno de los animales más espectaculares y peligrosos del planeta.

Puede interesarte