Por Luis Lizama
14 febrero, 2020

Al ser interrogado, el acusado confesó que no tenía dinero y su novia «ansiaba tener un perro, no quería verla en San Valentín con las manos vacías». No es para nada una buena forma de demostrar amor.

Algunas personas son capaces de hacer todo, absolutamente todo, para ver felices a sus seres queridos. Claro, en cierto punto es entendible porque ¿Quién no querría darle felicidad a su familia? sin embargo, hay formas y formas, y claramente esta no es una de ellas. El fin NO justifica los medios.

Un hombre robó a un perrito caniche para sorprender a su novia en el día de San Valentín y terminó preso. Los policías alcanzaron a detenerlo antes que pudiese arrancar muy lejos. El pobre animal no entendía nada y sufrío cada segundo de su secuestro. 

Definitivamente esta NO es una buena manera para demostrar amor. 

Crónica

El joven de 22 años hurtó al perro de su casa, en la ciudad de Santiago del Estero (Argentina). Por fortuna, la familia del perrito alcanzó a dar aviso a tiempo a la policía, quienes lo persiguieron y encontraron con el secuestrado en sus manos.

Inmediatamente fue detenido y, tras ser interrogado, confesó que quería sorprender a su novia.

«No tengo plata y ella ansiaba tener un perro, no quería verla en San Valentín con las manos vacías».

Confesó el acusado a la Policía Nacional, a través de Crónica.

El canino, de raza Mini Toy, terminó el terrible hecho con un trauma, pero para su suerte, la familia estaba esperándolo de vuelta en casa. Fue como si robaran a su hijo.

Crónica

Tras detener al joven y llevarlo al cuartel policial, los funcionarios policiales devolvieron al perro a casa, sin daños evidentes, aparte de la experiencia traumática. 

Entendemos el afán del joven por impresionar y ver feliz a su pareja, pero claramente esta no es la forma. Ese pobre animal fue sometido a un gran estrés que será complejo de superar, además que las familias sufren terriblemente cuando pierden a su mascota. Es similar a perder un hijo, dicen algunas personas.

Puede interesarte