Por Antonio Rosselot
30 marzo, 2021

La misión para rescatar a Bella no fue fácil: como los oficiales de control animal de Falmouth (EE.UU) no pudieron sacarla por su cuenta, tuvieron que llegar los bomberos para cortar la rueda con una sierra. La perrita zafó sana y salva, afortunadamente.

Nos iremos al pueblo de Falmouth, en el estado de Massachussetts (EE.UU), donde los efectivos del servicio de control animal del condado se encontraron con una particular e inquietante escena el pasado fin de semana.

FB: Falmouth Animal Control

Resulta que les llegó un llamado de unos vecinos locales acerca de una perrita llamada Bella que, nadie sabe cómo, había metido su cabeza en la llanta de una rueda, quedando atorada y sin poder moverse demasiado.

Los oficiales trataron de liberarla al encontrársela pero, después de fallar en los intentos, consideraron que era una situación digna para la gente realmente entendida: los bomberos.

FB: Falmouth Animal Control

Por lo mismo, se dio aviso al Falmouth Fire and Rescue para que llegara a asistir a Bella. Una vez que analizaron la situación y vieron las posibilidades de rescate, determinaron que la única manera de liberar a la perrita era cortando directamente la rueda.

El equipo se dispuso a realizar este peligroso operativo; teniendo mucho cuidado y precisión a la hora de los cortes, pudieron llegar a la parte metálica de la llanta y atravesarla con una sierra, liberando así a la perrita, que afortunadamente terminó la jornada sin ninguna lesión o dolencia.

FB: Falmouth Animal Control

El departamento de control animal publicó unas fotos del rescate en Facebook, ganándose loas y felicitaciones de parte de sus seguidores.

“Oh Dios, qué terror, pobre perra. Los bomberos merecen un gran crédito por su trabajo. ¡Muy buena labor!”, comentó una seguidora, mientras que otra señaló: “¡Dios mío, esa pobre chica! Gran trabajo, PERO espero que hayan llamado a un veterinario para sedarla mientras estaba cortando”.

FB: Falmouth Animal Control

No sabemos si el equipo de control animal o los bomberos efectivamente llamaron al veterinario para la sedación, pero lo que sí tenemos claro es que Bella seguramente aprendió la lección y tendrá más cuidado a la hora de husmear dentro de objetos extraños.

Puede interesarte