Por Catalina Maldonado
15 octubre, 2020

El dispositivo fue implantado en enero de 2020 y desde entonces, Romeo ha podido regular sus ritmos cardíacos y detener las arritmias. Además ha conseguido subir de peso y recuperar su pelaje.

A diferencia de los humanos cuando tenemos enfermedades complicadas, a los animales muchas veces no se les da la oportunidad de recibir los mejores tratamientos para enfrentar su condición debido a falta de avances en la medicina veterinaria o bien, los dueños prefieren no exponerlos.

Sin embargo, y con el avance de la tecnología, hace ya ocho meses atrás que se implantó el primer marcapasos a un gato. Romeo, un felino de 10 años que fue diagnosticado con una patología cardíaca severa, ahora se recupera con total normalidad y es todo un avance en Colombia.

EFE

Romeo Aslan es su nombre y es un gato de raza Maine Coon, quien el 24 de enero de 2020 recibió su marcapasos y se convirtió en el primer felino de Colombia y uno de los pocos en América Latina en recibir este tipo de dispositivo.

Si bien desde su cirugía ya ha pasado un tiempo, el feliz Romeo se encuentra en su mejor momento según indican los especialistas del Centro de Veterinaria y Zootecnia (CVZ) de la Universidad CES, quienes realizaron la intervención en su momento.

En su última revisión los médicos del CVZ notaron que aumentó de peso y recuperó pelaje cubriendo las cicatrices de la cirugía:

“En la última revisión de Romeo y mediante ecocardiografía y electrocardiograma se determinó que tenemos estabilidad en la funcionalidad del marcapasos y que no se han desarrollado complicaciones. Su corazón está trabajando muy bien y de manera adecuada”. 

—detalló la doctora María Adelaida Mejía Durango, médica Veterinaria y Zootecnista de la Universidad CES—.

GES

Para la familia de Romeo el cambio ha sido notorio en cuanto a su estado físico pero no así en su comportamiento. “Lo único es que no le agrada mucho que le acaricien el lado donde tiene instalado el marcapasos. De resto sigue siendo el mismo Romeo contemplado, mimado, juguetón, hambriento y en general está muy bien, feliz. El CES se comportó de una manera muy increíble con nosotros, sentimos que hacemos parte de la familia CES”, expresó María Clara Orrego, su dueña.

Actualmente, el adorable Romeo cumple cita con su cardiólogo cada dos meses y se somete cada vez a un electrocardiograma y un ecocardiograma para chequear su estado de salud.

GES

Gracias a los excelentes resultados obtenidos por este gatito, El Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES se prepara para practicar la segunda cirugía de implante de marcapasos a otro gato en Colombia. Eso se suma a Romeo y a un perro que fue operado anteriormente.

¡Estamos felices por los avances en la medicina veterinaria!

Puede interesarte