Por Lucas Rodríguez
11 junio, 2020

El pequeño león fue encontrado en un vertedero en Rusia. No tenía muchas opciones de sobrevivir, pero sus rescatistas se esforzaron para que pudiera volver a levantarse.

No entendemos bien cómo es posible, pero pareciera que cada día que comienza, es capaz de producir al menos una noticia de maltrato animal que nos impacta. Tratar de comprender cómo es posible que una persona se aleje tanto de lo que es correcto, llevándola a abusar de un animal indefenso, debe ser una de las cosas que más difícil nos resulta de comprender. Pero es una realidad. En este caso, no solo estamos hablando de un animal doméstico, que al menos se encuentra dentro del mundo donde habita, sino que de un leoncito, secuestrado del cuidado de su madre y traído a nada menos que Rusia, un clima que no puede tener menos en común con las savannas africanas. 

Para que no termines todos llorando, vamos a adelantar el final: Simba tiene un final feliz. El pequeño leoncito pasó por un infierno de torturas, pero gracias al amor y cuidado de sus rescatistas, pudo reponerse, sanar sus heridas y hoy es un felino grande, fuerte y hermoso. Debido a su crianza, no podrá volver a su hábitat natural (la mayoría de los animales criados en cautiverio carecen de las herramientas e instintos para sobrevivir en el mundo salvaje). Pero su vida en cautiverio, rodeado de otros animales y atendido 24/7, no es tanto peor. 

@karendallakyan

Pero para llegar a ese momento de dicha doméstica, Simba tuvo que pasar por, literalmente, un infierno. Un infierno helado, si se quiere, pero uno a fin de cuentas.

@karendallakyan

La historia de cómo fue que llegó a un lugar como Rusia, se desconoce. Lo que sabemos, es que el pequeño felino fue encontrado cuando aun era cachorro. Estaba en un vertedero, envuelto en una vieja y sucia manta. Al contar su historia por su Instagram, sus rescatistas contaron que Simba apenas podía moverse. 

@karendallakyan

Estaba enfermo y al borde de la desnutrición. Y también, tenía sus dos patas traseras rotas. Las heridas enseñaban claramente la evidencia de que habían sido quebradas con intención: sus captores buscaban limitar sus opciones de movimiento.

@karendallakyan

Suena horroroso, pero al parecer, este es un macabro truco que los captores de animales salvajes usan para controlarlos. Incluso un cachorro como él es capaz de correr a altas velocidades o escalar árboles. Pero si no cuenta con sus piernas traseras, no puede ir a ningún lado, lo que lo convierte en el atractivo ideal.

@karendallakyan

Antes de ser rescatado, Simba era llevado de lado a lado, en busca del dulce dinero de los turistas. Lo que suponen quienes lo rescataron, es que era usado para posar en fotografías vacacionales.

@karendallakyan

Cuando lo rescataron, Simba apenas podía tenerse en pie. Fueron necesarias muchas semanas de tratamientos y cuidados. Nadie sabía si lograría reponerse. Pero un león no es un animal débil: Simba se recuperó, aumentó de peso y hoy incluso, es un felino alegre y juguetón. 

@karendallakyan

La historia sería tan intensa, que incluso habría conseguido derretir el corazón de uno de los hombres más duros del mundo. Vladimir Putin, el gélido presidente de Rusia, habría puesto una orden personalmente, para que se encuentre, capture y lleve a juicio a quienes maltrataron al pequeño Simba. 

Puede interesarte