Por Cristofer García
22 julio, 2020

Oso y Osa no van a desaprovechar la oportunidad que les brindaron, luego de quedar solos durante la cuarentena en Perú. Ahora darán lo mejor de ellos.

Un par de perros que fueron abandonados durante la cuarentena que atraviesa Perú pudieron conseguir un hogar, luego de deambular durante un tiempo en las calles. Afortunadamente, la brigada canina de la policía de Santiago de Surco, en Lima, les ha dado una oportunidad a ambos.

Se trata de un par de rottweilers, padre e hija, que fueron visto por vecinos en El Jirón, Camino Real, durante varios días. Ellos se encargaron de alimentarlos mientras aparecía su dueño, pero nadie nunca se presentó por ello. Visto el caso, decidieron hacer algo por salvarlos, según reseñó La República.

Brigada canina de Santiago de Surco

Debido a las características de esta raza creyeron que pueden ser útiles a en las fuerzas de seguridad. Con mucha suerte, los peludos pasaron todas las pruebas para ser aceptados. Ahora, están desparasitados, alimentados y entrenando para cumplir sus labores.

Unsplash

“Pasaron terapia psicológica durante la cuarentena. Muchos vecinos temían que íbamos a tirarlos a una playa o a aplicar eutanasia. Ellos fueron resocializados y ahora aportan en cuidar a la comunidad”, contó Pedro Ramos, veterinario de la Subgerencia de Bienestar Social de Surco, a La República.

Oso y Osa, como fueron llamados, afortunadamente tuvieron un final feliz, luego de su lamentable historia. Quizás en medio de esta crisis sanitaria, generada por la pandemia de COVID-19, muchos se vean de manos atadas para poder mantener y cuidar de sus mascotas.

Brigada canina de Santiago de Surco

Pero el abandono nunca es una opción, existen muchas alternativas para encontrar un hogar a los amigos de cuatro patas. Según informó este medio, tal parece que encontrarse animales dejados a su suerte no es algo nuevo en esta localidad y que ha ocurrido en oportunidades anteriores.

Unsplash

Hacer eso siempre será un riesgo para los animales, que no tienen cómo defenderse solos. No todos corren con la misma suerte de Oso y Osa.

Puede interesarte