Por Catalina Maldonado
15 marzo, 2021

En redes sociales, una joven compartió una imagen de un párroco asistiendo una misa acompañado de su perro en su regazo. Si bien fue criticado por su actuar, el sacerdote se defendió diciendo que “no quería abandonarlo”.

Si bien muchos sabemos que las mascotas es responsabilidad de cada uno y no debemos involucrar a otros en su cuidado, y menos llevarlos a nuestros lugares de trabajos, hay situaciones que se salen de nuestras manos y terminamos cruzando un tanto la línea con el fin de ayudarlos. Es mejor llevarse un mal rato que dejarlos solo en situaciones críticas. 

Esa fue la lógica que tuvo un sacerdote cuando decidió llevar a su perrito a una misa que debía realizar. Si bien sabía que no era el lugar correcto para poder cuidar de su mascota, no tuvo otra alternativa que llevarlo con él.

Pixabay

A través de redes sociales, se compartió la historia que involucra a este sacerdote y su perrito, y que más allá de causar ternura, tuvo repercusiones divididas en los usuarios que vieron esta escena en Internet. 

Una joven fue quien compartió la historia en su cuenta de Twitter, escribiendo la siguiente leyenda: “El padre dijo que perdón pero que su perrito está muy enfermo y si lo deja solo se pone bien mal y llora entonces se lo llevó a misa con él”. 

Twitter @tupelirosafav

La imagen trascendió rápidamente a través de Twitter donde se puede ver al canino apoyado en la falda del religioso. Si bien se ve al religioso muy relajado con su perrito en su regazo, lo cierto es que también tuvo tiempo de pedir disculpas tal como menciona la joven reconocida como @tupelirosafav

Como te contábamos, entre los comentarios que se acumularon en la publicación hubo una importante división de opiniones. Si bien muchos apoyaron la decisión del hombre de llevar a su perro a la misa, otros lo criticaron por esto mismo, ya que lo consideraron una ofensa. 

Twitter @tupelirosafav

“Como que se le olvidó que fue a celebrar la Santa Misa y no al parque”, “Hay que canonizarlo” y “Si está enfermo y no lo deja solo, eso se llama un acto de amor”, son algunos de los comentarios que se registraron en la conversación que suscitó la foto.

Esto causó tal repercusión que la usuaria que decidió compartir la foto a través de Twitter, tuvo que borrarla para no generar polémica pues se comenzaron a acumular muchos comentarios tanto a favor como en contra. 

Una situación que da para debatir…

Puede interesarte