Por Luis Lizama
3 junio, 2021

El tierno bebé, que pasó 16 meses en la panza de mamá, todavía no tiene nombre. Muchos dicen que podría llamarse “Esperanza”.

Estos bellos mamíferos son de los animales más grandes que pisan nuestra tierra. Generalmente habitan la sabana africana, sin embargo, debido a su deplorable estado de conservación, se ha impulsado su reproducción en cautiverio y en refugios especializados.

Debido al peligro de extinción que los amenaza, cada nacimiento es un verdadero milagro, una gota de esperanza y una fiesta para la especie.

Así ocurrió en el West Midland Safari Park (Inglaterra), donde nació un pequeño rinoceronte blanco, para traer futuro e ilusión.

Matthew Lissimore

Para mayor alegría, no es el primero que nace en el refugio del safari, otros ya lo antecedieron. En esta oportunidad, el pequeño bebé pesó nada más y nada menos que 11 kilos.

Su madre, llamada Ailsa, dio a luz luego de 16 meses de embarazo, hace apenas unos cuantos días.

Y para hacer su nacimiento todavía más emocionante, las autoridades del parque han decidido involucrar al público para que elijan el nombre del recién nacido.

Matthew Lissimore

Para el safari, esto implica un paso importante en su conservación, en la lucha contra su extinción.

“Es un niño muy fuerte y ha ido creciendo en confianza, instalándose bien desde su nacimiento la semana pasada. Esta es la tercera vez que Ailsa es madre y, como era de esperar, ha sido maravillosa, estamos muy orgullosos de ella.

Con cada nacimiento de rinoceronte que tenemos aquí en el parque, es un logro fantástico para el programa europeo de especies en peligro de extinción. Las cinco especies de rinocerontes están disminuyendo en número, y esperamos que este nacimiento pueda continuar ayudando a llamar más la atención sobre la difícil situación de las especies de rinocerontes en la naturaleza ”.

–comentó Angela Potter, jefa de vida silvestre del safari–

Acá te compartimos un video del bebé:

Próximamente el pequeño se unirá a sus hermanos, que lo esperan con ansias.

Con lástima vemos cada día que estas especies se enfrentan a los cazadores furtivos e ilegales, que sin criterio los asesinan por diversión e intereses económicos. 

Sin embargo, la naturaleza es sabia y de una u otra forma siempre triunfa. Estos pequeños son la esperanza de su especie.

Puede interesarte