Por Maximiliano Díaz
19 febrero, 2018

No somos supersticiosos, pero sucedió el pasado martes 13.

Joshua Hayden tiene 19 años, y sus cercanos lo reconocen por ser una persona que disfruta de la caza. Suele salir con su hermano, y juntos matan canguros. Llevan años haciéndolo, y al vivir en Australia, las cosas se les hacen fácil: hay una gran cantidad de marsupiales por la zona, y no hay leyes que regulen que la gente los cace por deporte.

Pero esta vez, la salida del joven Hayden no fue, en absoluto, lo que estaba esperando. La noche del pasado martes 13 de febrero los hermanos Hayden subieron a su camioneta. Cuando llegaron al campo, vieron a tres canguros que se echaron a correr, les siguieron la pista a dos, pero uno se perdió completamente de su vista.

Pixabay

De acuerdo a ABC News, Joshua habría sacado la cabeza por la ventana del vehículo para intentar atinarle a uno de los canguros, pero apenas se asomó, el canguro que había desaparecido arremetió contra el auto en movimiento. Según el propio Joshua:

“Chocó contra el costado del automóvil y rompió el parabrisas. Entonces, saltó hacia atrás y me dio un cabezazo en la mandíbula. Desperté y mi hermano intentaba explicarme qué estaba pasando”.

Pixabay

Joshua estuvo insconciente menos de un minuto, pero cuando despertó, su mandíbula ya estaba destrozada por aquel al que intentaba cazar. Su hermano, preocupado, condujo hasta el Hospital Memorial Kellerberrin, de donde fue derivado de inmediato a un servicio de urgencias.

Ahora, Joshua debe esperar 10 días para someterse a una operación que reconstruya su mandíbula, pues está tan hinchada, que los médicos no pueden trabajar en ella.

Joshua Hayden

El joven aseguró que nunca había oído hablar de una situación como en la que él estuvo envuelto. El Joshua habría jurado que un canguro asustado no era capaz de luchar contra sus agresores.

Tal vez no sea correcto (ni necesario) mencionarlo, pero algunos de seguro dirán que esto se llama karma.

Puede interesarte