Por Constanza Suárez
4 julio, 2019

Sufrió heridas en su caparazón, pata y boca. Todo por culpa de un aparejo de pesca y botellas plásticas.

Un piragüista vio cerca de la costa de Mazarrón, en España a una tortuga enganchada por la boca, las patas y el cuello en un rudimentario aparejo de pesca. Ya llevaba tiempo ahí y no podía sumergirse y seguir su trayecto por las botellas de plástico. 

Facebook/Cruz Roja Española Región de Murcia

Dio aviso a Salvamento Marítimo sobre lo que estaba ocurriendo y así ayudar a la tortuga boba. Se quedó junto a ella una hora hasta que llegó un equipo de la Cruz Roja para rescatar al animal. Le retiraron el artefacto y la trasladaron al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, en el Valle, dónde se recuperará y volverá a su hábitat, cuando el veterinario a cargo confirme que está bien.  

Afortunadamente lograron salvar a la especie en peligro de extinción, pero sufría heridas de gravedad en su caparazón, por culpa del sol, además de en la pata y la boca, por el hilo. «Creíamos que era un anzuelo, pero intentando quitarse el hilo de la pata se había tragado más de un metro», explicó a Verne Lorenzo Méndez, técnico de la base de Cruz Roja en Mazarrón, que participó en el rescate. 

Facebook/Cruz Roja Española Región de Murcia

Al día siguiente, la entidad compartió videos y fotos del rescate, además de contar lo sucedido en su cuenta de Facebook. 

Facebook/Cruz Roja Española Región de Murcia

La organización habló sobre el peligro de los desechos plásticos y demás desperdicios tirados en la playa y el agua. «Los mares y océanos no pueden convertirse en un gigantesco estercolero, sino que tiene que permanecer siendo el hogar de infinidad de especies, para beneficio de todos los que intentamos convivir en este mundo”, escribieron en Facebook.

Puede interesarte