Por Diego Aspillaga
5 febrero, 2020

El perrito tenía cortes de gravedad y la cantidad de tierra le impedía respirar. Se cree que un derrumbe lo enterró, pero no se descarta que haya sido sepultado por sus antiguos dueños.

Ser bombero no es fácil. Estos voluntarios deben sacrificar sus vidas constantemente para ayudar a salvar la vida de otras personas.

Pixabay

No importa si es un grave accidente de tránsito, un voraz incendio o un bebé encerrado con llave en su habitación, estos valientes voluntarios responden ante cualquier situación y se preocupan de poner la vida de los afectados por sobre las suyas. 

Esta labor, por muy encomiable que sea, también conlleva un peso difícil de aguantar. Ser testigo de situaciones trágicas constantemente puede desgastar a cualquiera y ellos lo saben mejor que nadie.

Pixabay

A pesar de esto, los bomberos siguen con su labro porque saben que si bien su trabajo es difícil y desgastante, existen momentos tan bellos que les sirven como recompensa por su ardua labor. Y este caso es un buen ejemplo de eso.

El cuerpo de Bomberos de Caazapá, Paraguay, tenía un día común y corriente cuando recibieron un llamado que terminaría con la monotonía de ese día y los haría pasar por muchas emociones distintas.

Pixabay

Un vecino que pasaba por las instalaciones del Club Guaraní notó los débiles ladridos de un perrito que seguramente necesitaba ayuda. Si bien el sujeto podía escucharlo, no podía localizar desde dónde venían los lamentos del animal. Mayor fue su sorpresa cuando confirmó que los gemidos venían desde bajo la tierra que estaba pisando. 

Inmediatamente el hombre llamó a los bomberos para que lo ayudaran a rescatar al animal antes de que fuera demasiado tarde, reportó Última Hora. Cuando llegaron los voluntarios y les explicaron la situación, no sabían si podrían salvar al animal. Pero eso no significaba que no iban a intentarlo con todas sus fuerzas. 

Richart González

La situación era poco común. El animal estaba enterrado bajo al menos un metro  y medio de tierra y escombros. Si bien era probable que la situación haya sido provocada por un derrumbe de tierra, lo más factible era que el animal había sido enterrado y abandonado a su suerte por su ex dueño.

Independiente de la causa del la terrible situación, el tiempo se acababa para el animal, por lo que los bomberos dejaron las conjeturas de lado y se pusieron a trabajar. Primero cavando con las manos y luego con palas que se consiguieron desde la estación y desde la casa de los vecinos, los profesionales del rescate removieron la tierra que sofocaba y aplastaba al animal hasta que pudieron sacarlo sano y salvo.

Richart González

El perrito tenía una grave herida en su oreja, tenía mucho frío y estaba deshidratado. Los rescatistas lo llevaron al veterinario más cercano, donde lo examinaron y trataron su oreja para luego llevarlo al cuartel y darle un merecido baño. 

El animal las tenía todas de perder pero gracias a la rápida acción de vecinos y bomberos, ahora es un alegre perrito que busca un hogar donde lo traten con el respeto y amor que merece.

Pixabay

Los rescatistas lo miran con alegría: pudo haber sido una situación con un enlace fatal pero terminó siendo una hermosa historia que tendrá un final feliz. Para esto se hicieron bomberos, esta es su vocación.

Puede interesarte