Por Antonio Rosselot
20 mayo, 2020

Django rescató con sus propias manos a una ballena atrapada en una red de control de tiburones en Australia, pero las autoridades no consideraron sus nobles motivos y enfrenta una jugosa multa de 18 mil dólares por haber manipulado dicha red.

2020 se convirtió oficialmente en el año donde todo el mundo está al revés. Nadie entiende nada de lo que está pasando: coronavirus, crisis políticas y sociales en muchos países…ha sido un año raro, sin dudas.

Y dentro de esas rarezas tendremos que sumar sí o sí la que les contaremos a continuación, ocurrida el pasado 19 de mayo en Gold Coast, en la costa este de Australia. Un hombre, llamado Django, fue multado por una razón insólita: salvar a una ballena enredada en una red de pesca.

ABC News

Django cuenta a The Guardian que llamó por horas a las autoridades para que fueran a salvar al animal, pero al no recibir respuesta, tomó la sartén por el mango y fue en su bote para desenredarla él mismo.

«Vi a la ballena y pensé ‘Vaya, qué genial’. Luego, vi que estaba enredada y pensé ‘Eso apesta’ (…) Estaba unos ocho o nueve metros hundida, mi corazón latía fuerte por la adrenalina».

Django a The Guardian

La ballena, que al parecer era una cría de jorobada, estaba tan enredada que la misma red, usada para control de tiburones, estaba clavada en su piel. Django la salvó y una multitud de gente lo esperaba con vítores en la orilla… hasta que llegaron los del Departamento de Agricultura y Pesca.

ABC News

Aunque suene insólito, Django se arriesga a pagar una dolorosa multa de 26.900 dólares australianos —cerca de 18 mil dólares de EE.UU— por interferir con las mencionadas redes puestas por la autoridad. De acuerdo a Mark Furner, ministro de Pesca de Queensland, Django se puso en un gran riesgo al entrar al agua para liberar a la ballena.

«Es equipamiento muy peligroso. Desafortunadamente hemos visto a mucha gente perder la vida tras enredarse en este tipo de redes. Si el hombre tiene un juicio o no, depende de la autoridad competente».

Mark Furner, ministro de Pesca de Queensland

SciTech Europa

Mientras espera por su posible sentencia y multa, Django se arropa en el cariño que le ha dado la gente en las redes sociales. Un hombre que se arriesgó para saltar en altamar y liberar a una ballena merece todo el respeto del mundo.

Puede interesarte